Estados Unidos niega “categóricamente” haber conspirado para debilitar al partido de Bukele

El partido Nuevas Ideas hizo graves señalamientos contra la representación diplomática de EE. UU. en El Salvador, acusándola de conspirar con dos miembros de su bancada para provocar una ruptura del grupo parlamentario. La embajada lo desmiente.

La embajada de Estados Unidos en El Salvador negó “categóricamente” las acusaciones por parte del partido oficialista, Nuevas Ideas (NI), conformado por el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, que la vinculan a una supuesta conspiración para provocar una ruptura de la bancada que controla el Congreso.

“Negamos categóricamente las acusaciones vertidas en una grabación publicada recientemente en la cuenta de Twitter de Nuevas Ideas. Las personas que hablan en el audio no son representantes de la embajada de Estados Unidos”, citó la embajada estadounidense en su cuenta oficial de Twitter.

Así mismo en un comunicado de prensa recalcó que su objetivo en el país centroamericano “sigue siendo el mismo desde hace años: crear oportunidades y ayudar a mejorar la seguridad”, para que los salvadoreños no se vean obligados a migrar.

La reacción del cuerpo diplomático estadounidense se dio luego de que, Christian Guevara, jefe del NI, hiciera publico un comunicado en el que informó de la decisión de separar temporalmente a dos de sus miembros y actuales parlamentarios -José Ilofio García y Gerardo Balmore Aguilar- por presuntamente haber participado en una conspiración con Roy García, supuesto miembro de la embajada.

Nuevas ideas compartió en su cuenta de Twitter un audio del supuesto encuentro de 45 minutos, en el que se escucha a los participantes negociando la posible salida de entre 15 a 25 diputados del partido del presidente a cambio de prebendas que les serían otorgadas por el gobierno de Estados Unidos.

El lunes Guevara dijo a medios de comunicación gubernamentales que han puesto las supuestas pruebas en manos de las autoridades competentes para una investigación y que los involucrados habían cometido “delitos de cohecho y asociaciones ilícitas”.

Guevara hizo referencia a que los participantes en la reunión, “estaban en crisis”.

Además agregó “por qué tienen que recurrir a practicas oscuras del pasado (…), ya les falló el ataque hacia el gobierno, ya les falló el ataque hacía el presidente de la república, ya les falló el ataque a la bancada Cian y por eso ellos están en crisis y están desesperados haciendo acciones de crimen organizado” citó.

Por su parte el presidente Bukele, a su estilo, retuiteó el comunicado de la embajada con un meme, burlándose de la posición del cuerpo diplomático estadounidense y en otro tuit hizo referencia a que EE. UU. había desechado al supuesto miembro de la embajada. “Ahora se dio cuenta de lo desechable que era para ellos”. Escribió.

Un Congreso “debilitado”

Los graves señalamientos hacia los miembros del cuerpo diplomático de EE. UU. en El Salvador por parte del partido de Bukele -que tiene el control del Congreso- se dan simultáneamente a acusaciones por parte de la organización Human Rights Watch (HRW) hacía los miembros de la bancada de atacar las instituciones democráticas existentes en ese país.

Según publicó ​el organismo “los partidarios de Bukele han utilizado su mayoría de dos tercios en la legislatura para impulsar una agenda -promovida por Bukele- para eliminar prácticamente todos los controles sobre el ejecutivo”.

“En tan solo seis meses, los legisladores oficialistas han debilitado gravemente el sistema básico de pesos y contrapesos democráticos, y han permitido que Bukele concentre aún más poder en sus manos”, expresó José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

Radio World Powered By : radioworld.com