Enfermedad de riñones ya dejó 20 mil muertos

 Los trabajadores de uno de los molinos de caña de azúcar más importantes de Chichigalpa, Nicaragua, han sido afectados con esta enfermedad, de la cual aún se desconoce su causa. [Los trabajadores de uno de los molinos de caña de azúcar más importantes de Chichigalpa, Nicaragua, han sido afectados con esta enfermedad, de la cual aún se desconoce su causa. ]

Los trabajadores de uno de los molinos de caña de azúcar más importantes de Chichigalpa, Nicaragua, han sido afectados con esta enfermedad, de la cual aún se desconoce su causa.
En los últimos 10 años ya han muerto al menos 20 mil personas, la mayoría hombres, en Centroamérica por causa de una extraña enfermedad que los i

nvestigadores no han logrado diagnosticar con certeza.

Agricultores centroamericanos, especialmente en El Salvador y Nicaragua, continúan muriendo por causa de este padecimiento que afecta a los riñones, según un reciente artículo publicado por el periódico estadounidense The New Y

ork Times.

Este medio ha nombrado esta afección como “enfermedad crónica del riñón de causas desconocidas” (CKDu, por sus siglas en inglés).

A la fecha, las investigaciones han planteado diversas posibles causas, que incluye el uso de químicos tóxicos, deshidratación crónica, estrés por calor, analgésicos, consumo de azúcar e incluso cenizas de volcán. Ninguna de ellas ha sido confi

rmada.

Una de las zonas más afectadas ha sido el pueblo de Chichigalpa, una de las zonas más extensas donde se cultiva la caña y donde se encuentra uno de los molinos más importantes, en Nicaragua.

Ahí cortadores de caña, padres e hijos y otros miembros de l

as mismas familias han muerto, incluso hombres jóvenes aparentemente saludables han perdido la batalla contra esta afección.

Los pobladores afirman que comenzaron a notar la enfermedad a partir de 1992, poco después de que el gobierno nicaragüense volvió a priv

atizar los molinos de caña de azúcar. La industria tuvo un rápido crecimiento en esos años y trajo consigo una mayor cantidad de enfermos.

A pesar de lo dramático de las circunstancias, las autoridades gubernamentales afirman que hasta que las investigaciones no den un resultado certero, poco pueden hacer para prevenir más muertes.

Esta misma versión mantiene el Banco Mundial, que hasta la fecha ha invertido millones de dólares para desarrollar la industria azucarera en Nicaragua y también ha financiado varias investigaciones.

Por su parte, los propietarios de los molinos desestiman que la enfermedad tenga algo que ver con las tareas que realizan los agricultores y argum

entan que antes de cada cosecha realizan exámenes médicos a los empleados.

Nuevo estudio genera desconfianza

Después de muchos años de investigaciones que no llegan a una conclusión, el Centro para Control y Prevención de Enfermedades realizará una de las investigaciones más ambiciosas hasta la fecha.

Sin embargo, los trabajadores de la caña tienen pocas esperanzas en que más estudios les ayudarán a mejorar su salud en poco tiempo.

El hecho de que el proyecto será financiado por la misma industria azucarera solo incrementa la desconfianza.

“No creo que nadie tenga las manos limpias”, dice Kristen Genovese, una abogada que ha ayudado a ex trabajadores enfermos a presentar una demanda contra el Banco Mundial por haber dado un préstamo en 2008, por $55 millones, para el molino de azúcar, llamado San Antonio, en Chichigalpa, sin antes haber buscado la causa de esta enfermedad mortal que puede estar conectada con la industria azucarera.—EDH

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com