Encuentran la fortaleza griega de Acra en la ciudad de David

La misteriosa fortaleza de Acra, del periodo de Antíoco, y buscada durante más de cien años, fue descubierta por arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel. Fueron encontradas piedras de hondas, puntas de flecha de bronce y catapultas de piedra, que constituyen evidencia de feroces batallas libradas allí durante la revuelta de los macabeos.

El sitio del descubrimiento está en el aparcamiento Givati en la Ciudad de David, y es evidencia de las fortalezas erigidas allí durante el reinado del rey griego Antíoco IV, quien emitió los decretos de persecución religiosa contra los judíos.

Este es uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de los últimos años en Jerusalén. Se destaca la cuestión de la ubicación de la Acra griega, la famosa fortaleza construida por Antíoco con la que fue capaz de controlar Jerusalén y el Templo.

El aparcamiento de Givati pertenece al parque nacional que rodea los muros de Jerusalén. Los investigadores y arqueólogos han estado buscando la ubicación de la fortaleza de Acra, mencionada en los libros de los Macabeos y en los escritos del historiador Flavio Josefo. La fuente de la incertidumbre radicaba en la escasez de restos arquitectónicos que se pueden remontar a la presencia de los griegos en Jerusalén.

En los últimos meses, evidencias de los restos de la fortaleza fueron descubiertas en la ciudad de David: una sección de un gran muro, la base de una torre de grandes dimensiones (cuatro metros de ancho y 20 metros de largo) y un elemento defensivo en pendiente, llamado Halaklaka (resbaladiza en hebreo), que fue construido al lado de la pared y hecho de capas de tierra, piedra y yeso diseñado para mantener a los atacantes en la base del muro. La pendiente va hasta el Valle de Tiropeón, que cruzaba la ciudad en los tiempos antiguos, lo que constituía otro obstáculo para la defensa de la fortaleza.

También encontraron en el lugar piedras de plomo utilizadas para las hondas, puntas de flecha de bronce y catapultas de piedra, que son evidencia de las feroces batallas libradas allí durante la época de los macabeos, que intentaron capturar la fortaleza. De acuerdo con fuentes antiguas, el pueblo de Jerusalén sufrió enormemente de los habitantes de la fortaleza de Acra que albergaban el personal militar y a los judíos helenistas. El sistema de fortificación resistió todos los intentos de conquista y sólo en el 141 aC, después de un largo asedio y la muerte por inanición de la guarnición griega, Simón el Hasmoneo fue capaz de vencerlos.

Este descubrimiento permite por primera vez una reconstrucción de los asentamientos y la apariencia de la ciudad en la víspera de la sublevación de los macabeos.

“Los nuevos hallazgos arqueológicos indican el establecimiento de una fortaleza bien sólida que fue construida con rocas y con vista a las laderas de la colina de la ciudad de David”, según un comunicado de los arqueólogos Dr. Doron Ben-Ami, Yana Tchekhanovets y Salom Cohen, directores de la excavación en nombre de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

“Este bastión controlaba todos los medios de acercamiento al Templo en la cima del Monte del Templo, y cortaba su acceso de la parte sur de la ciudad. Las numerosas monedas de la época de Antíoco IV hasta los días de Antíoco VII, y el gran número de jarras de vino importadas desde el oeste de Jerusalén descubiertas en el lugar proporcionan evidencia de una época en que la gente vivía en la fortaleza, y demuestran que sus habitantes eran extranjeros”.

Radio World Powered By : radioworld.com