EL SALVADOR: Fiscalía allanó la Dirección de Centros Penales y reclusorios de Zacatecoluca e Izalco en busca de pruebas de la nueva tregua e pacto Gobierno y MS

Los fiscales pretendían obtener documentación como libros de novedades e informes de inteligencia penitenciaria que demuestren o desvirtuen las supuestas negociaciones del Gobierno y la MS para bajar los homicidios y apoyo electoral a cambio de privilegios carcelarios.

La Fiscalía allanó ayer las oficinas de la Dirección de Centros Penales, en San Salvador, y los reclusorios de Zacatecoluca, La Paz; e Izalco, Sonsonate, como inicio de las investigaciones para confirmar o desvirtuar las supuestas negociaciones entre el Gobierno de Nayib Bukele y la Mara Salvatrucha (MS) para bajar los homicidios y obtener apoyo electoral en los próximos comicios legislativos y municipales a cambio de beneficios carcelarios para los integrantes de esa pandilla, según la publicación periodística de El Faro.

“Se ha iniciado investigación en torno a noticias sobre posibles negociaciones con pandillas”, señala la Fiscalía en su cuenta de Twitter.

Fuentes de la Fiscalía explicaron que con los registros se pretende incautar documentación como libros de novedades e informes de inteligencia penitenciaria que El Faro asegura tener en su poder y en la cual sustenta las supuestas negociaciones.

El periódico digital publica documentos oficiales del Gobierno de que muestran las negociaciones y reuniones secretas entre cabecillas de la Mara Salvatrucha y funcionarios del gobierno de Bukele.

“El Faro tiene en su poder copias de cientos de reportes del sistema penitenciario que confirman decenas de reuniones secretas entre funcionarios y líderes pandilleros desde junio de 2019 e informes de inteligencia que explican lo pactado en esos encuentros”, señala la publicación.

El Faro señala que “los representantes del Ejecutivo y la MS-13 han negociado la reducción de homicidios, beneficios carcelarios y promesas de largo plazo vinculadas al resultado de las elecciones legislativas de 2021”.

Como moneda de cambio por esas concesiones, la pandilla MS se comprometió desde un inicio a cerrar “las válvulas” de asesinatos y, más recientemente, a “apoyar” en las elecciones venideras a Nuevas Ideas, según documentos de inteligencia penitenciaria..

Los allanamientos se hicieron horas después que el director de investigaciones del periódico digital El Faro, Óscar Martínez, urgiera a la Fiscalía a requisar la documentación sobre las negociaciones por privilegios carcelarios.

Entrevistado por el programa República de canal 33, afirmó que entre los documentos que tienen en su poder figura uno que da cuenta de una visita de representantes del Gobierno a dos cabecillas de las facciones Sureños y Revolucionarios de esas pandillas, Carlos Barahona, “Chino Tres Colas”, y Carlos Mujica, “Viejo Lin”, pero no se conoce la fecha.

Personal de la Fiscalía ingresó a las instalaciones de la Dirección General de Centros Penales.

“Una visita más rompe el esquema de lo relatado por el resto de documentos. Tampoco tiene fecha, pero una página del libro de novedades consigna que a las 4:25 de la tarde se presentó en Zacatecoluca el director del centro junto a (Osiris) Luna y “cuatro acompañantes sin identificar, los cuales vienen a entrevistar a pdl”: Carlos Alberto Rivas Barahona (Chino Tres Colas de la pandilla 18 Sureños), Douglas Geovany Velásquez Navas (Payaso de la 18 Sureños) y Carlos Ernesto Mojica Lechuga (Viejo Lin de la 18 Sureños). Los documentos consignan que la conversación ocurrió en la “sala #6” y duró una hora, pero no se revela nada sobre el contenido”, dice la publicación de El Faro.

Martínez abundó así sobre las documentadas revelaciones de negociaciones entre funcionarios del gobierno de Bukele con cabecillas presos de las pandillas, para darles privilegios a cambio de que disminuyan los homicidios y le procuren apoyo electoral gubernamental partido Nuevas Ideas, lo cual destapó la semana anterior.

Pero Martínez advirtió que esta “tregua” tiene muchas similitudes con la que hizo el gobierno de Mauricio Funes con las pandillas MS y 18 en 2012, cuando redujeron la ola de homicidios, aunque criminólogos han denunciado que los asesinatos siguieron al alza, pero los pandilleros enterraban los cadáveres en fosas clandestinas para no engrosar las estadísticas de homicidios oficializados.

Sin embargo, la “tregua” terminó de romperse en 2015 y hubo una escalada de hasta 30 asesinatos en un día. “Está puesto sobre la mesa el escenario para que 2015 se repita”, advirtió Martínez, asegurando que las negociaciones tienen “altibajos” y los muertos son la moneda de cambio de los pandilleros para mostrar poder. “Están jugando con fuego… ya vimos lo que sucede cuando las pandillas se sienten traicionadas”, subrayó.

Martínez afirmó que estas revelaciones han hecho eco en el Congreso y el Senado de Estados Unidos, donde “lo ven con preocupación”.EDH

 

Fiscalia-allanamiento_04
La Fiscalía General allanó durante la tarde del lunes la Dirección General de Centros Penales, en San Salvador, y los reclusorios de Zacatecoluca, La Paz; e Izalco, Sonsonate. Foto/ Cortesía Fiscalía 

 

Fiscalia-allanamiento_02
Los registros se realizan en el marco de las investigaciones para confirmar las supuestas negociaciones que el gobierno de Nayib Bukele mantiene con la mara Salvatrucha (MS) para bajar los homicidios y para obtener apoyo electoral en los próximos comicios legislativos y municipales, según la publicación periodística de El Faro. Foto/ Cortesía Fiscalía 

 

Fiscalia-allanamiento_06
Los allanamientos se hacen tres días después que la información de una supuesta tregua entre el Gobierno y la mara Salvatrucha fuera revelada por El Faro. Foto/ Cortesía Fiscalía 

 

Fiscalia-allanamiento_01
Un técnico de la Fiscalía realiza un levantamiento de pruebas en una de las oficinas de Centros Penales. Foto/ Cortesía Fiscalía 

 

Fiscalia-allanamiento_05
Las oficinas centrales de Centros Penales en San Salvador también fueron allanadas por ministerio público. 

 

Fiscalia-allanamiento_03
Según las investigaciones, esta “tregua” tiene muchas similitudes con la que hizo el gobierno de Mauricio Funes con las pandillas MS y 18 en 2012.