El Salvador firma acuerdo para acoger una sede de ACNUR

El país centroamericano se ha unido, además, a los esfuerzos del Pacto Mundial por los Refugiados y ejercerá la presidencia pro tempore del Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS).

El Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador dio a conocer sobre la firma de un convenio con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que tiene por objetivo el establecer en el país centroamericano una sede operativa de dicha organización internacional.

El acuerdo fue suscrito por la canciller de la República, Alexandra Hill, y la jefa de la Oficina Nacional del ACNUR en El Salvador, Elisa Carlaccini.

A través de una nota de prensa el ministerio dijo que la rúbrica busca que ACNUR cuente con una sede en El Salvador y así pueda desempeñar funciones de “protección, asistencia humanitaria y búsqueda de soluciones duraderas a favor de las personas refugiadas, solicitantes de asilo y víctimas de desplazamiento interno”.

Hill, también agregó que el convenio permitirá dar continuidad a la labor que el Gobierno de El Salvador viene realizando en “la protección internacional y la asistencia humanitaria a favor de las personas refugiadas”. De acuerdo con la funcionaria, una oficina local de la institución humanitaria facilitará las consultas bilaterales y la cooperación conjunta en la ejecución de proyectos e iniciativas que beneficien a dichos grupos.

Por su parte la representante de ACNUR reconoció los esfuerzos que el Ejecutivo salvadoreño está realizando para hacerle frente a la difícil situación de desplazamiento forzado que enfrentan. Además, reiteró el compromiso, de la institución que representa, de seguir trabajando en conjunto “para fortalecer el sistema de protección, asistencia y búsqueda de soluciones para las personas desplazadas forzosamente en El Salvador”, declaró.

La titular de la cancillería hizo énfasis en que, con la firma, el Gobierno se compromete a garantizar el respeto de los derechos humanos y ha impulsar un trabajo coordinado para superar los desafíos que además representa la migración irregular.

Pacto Mundial por los Refugiados

Durante la firma también se dio a conocer que el país centroamericano ejercerá la presidencia pro tempore del Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS), desde donde se impulsan importantes mecanismos regionales para la protección de estas personas y de sus derechos fundamentales.

El Salvador se unió, además, al trabajo que realiza el Pacto Mundial por los Refugiados, el cual forma parte de ACNUR y que representa la voluntad política y el trabajo de la comunidad internacional por fortalecer la cooperación, la solidaridad con los refugiados y los países de acogida afectados.