El Salvador entró a la Fase III por COVID-19

Entre las nuevas disposiciones está que los pacientes sospechosos de COVID-19 asintomáticos o con síntomas leves serán enviados a su casa a cumplir cuarentena domiciliar por 14 días.

Con cifras de 2,194 contagios por COVID-19; 1,153 casos activos; 1002 casos sospechosos y 39 fallecidos, El Salvador entró a la Fase III de la pandemia.

Así lo consigna un memorando que la directora del Primer Nivel de Atención, doctora Carmen del Pilar Hernández de Durán, envió, el 27 de mayo, a los directores regionales del Ministerio de Salud.

¿Qué significa? Las autoridades emitieron nuevas normas que el personal médico deberá acatar para el tratamiento de los casos a partir de este nuevo escenario. La fase III de la pandemia es cuando hay un ascenso rápido en el número de contagios y, por lo tanto, saturación en los hospitales.

Por ello, entre las nuevas medidas sanitarias que detalla el memorándum está el envío a cuarentena domiciliar a las personas asintomáticas y con síntomas leves.

En ese sentido, los mecanismos y pasos que el cuerpo médico deberá seguir durante la Fase III son los siguientes:

. Paciente sospechoso de COVID-19 asintomático o con síntomas leves serán enviados a su casa a cumplir cuarentena domiciliar por 14 días.

. El tratamiento será sintomático: Acetaminofén 500 mg cada 6 horas y Loratadina 10 mg cada día.

. En las Unidades de Salud se utilizará una “hoja de chequeo de iras”, la cual deberá llenarse completamente a todo paciente sospechoso de COVID-19, a fin de poder dar seguimiento adecuado.

. Se habilitará un call center para seguimiento de los pacientes enviados a cuarentena domiciliar dejando las visitas domiciliares para los casos especiales y para evaluar complicaciones.

ADEMÁS: Luego de 2,000 casos de COVID se restringen las pruebas de laboratorio

El memorando no establece si a los pacientes a quienes se les aplique la cuarentena domiciliar se les hará la prueba de COVID-19 para saber si son o no positivos.

Solo indica, en el numeral siete, que en los centros de contención que se encuentran funcionando actualmente se continuará con la toma de muestras según protocolo vigente.

“Todavía estamos en la fase donde las pruebas se tienen que seguir tomando; el tomar la decisión de no tomar pruebas es dejar en el anonimato, primero, el número de casos; segundo, seguir esparciendo el virus; y tercero, el asintomático potencialmente COVID si no tiene la verdadera conciencia que es COVID positivo y es asintomático, difícilmente usted lo va a poder controlar para que deje de realizar algunas actividades básicas como por ejemplo ir a la tienda a comprar algo”, explicó por su parte el infectólogo Ricardo Lara.

Para el profesional, la medida también podría generar un rebalse en los establecimientos de salud ya que muchas personas actualmente no consultan “por miedo a que los mandarán a un centro de contención”; mientras que entrando en vigencia el memorando, que no establece fechas, los salvadoreños irán para obtener el medicamento.

El también infectólogo, doctor Mario Gamero, analizó que ya se está preparando el escenario para que las personas retomen sus actividades regulares, lo que significa que estarán más expuestas al virus.

Con más de 2,109 casos confirmados por el virus SARS-CoV-2, los lineamientos para tomar de muestras pruebas para detectar el nuevo coronavirus cambiaron; el Ministerio de Salud ha girado instrucciones de restringir el número de pruebas para detectar el virus, lo cual depende ahora de la orden de Nivel Central. Esta restricción significa que ya no se hará examen a los contactos, ni a los pacientes que presente síntomas; los casos serán definidos como COVID por clínica (es decir los síntomas que presenta).

Médicos y enfermeras confirmaron que la directriz viene de los lineamientos. Después de “los 2,000 casos positivos ya no se va a tomar (pruebas) a todos, ya no es obligación hacer a todos pruebas sino que se va ir solo por nexos, por lo cual las pruebas se centrarán en hospitales … Pero ya no va ser la rutina de tomar la pruebas”, confirmó una de las fuentes consultadas.

Según datos oficiales, hasta el momento se han realizado unas 82,243 pruebas. Sin embargo algunos policías se lamentan de que aún no les han realizado la prueba del COVID-19, a pesar de que en las unidades o delegaciones policiales donde están destacados, varios de sus compañeros han resultado contagiados de la enfermedad.

Aseguraron que las pocas pruebas que realizan a diario solo son  para los policías o empleados administrativos que presentan síntomas de coronavirus.

Lo que les preocupa a los policías es que ellos pueden estar contagiados pero que pueden ser asintomáticos y luego lleguen a sus casas a infectar a sus familias.