EL SALVADOR: Embajador Ronald Johnson: “La libertad de expresión y la libertad de prensa son partes esenciales de cualquier democracia”

“Lo que es importante es que hay gente en Estados Unidos que está poniendo atención al país”, señaló Johnson en referencia a las cartas enviadas por senadores a Bukele. Recientemente, 517 periodistas del mundo rechazaron los ataques de Bukele a El Faro y medios independientes.

El embajador de Estados Unidos en El Salvador, Ronald Johnson, sostuvo este lunes que la libertad de expresión y la libertad de prensa son esenciales en una democracia.

“Creo que si todos podemos respetar los diferentes puntos de vista que existen, la democracia se fortalece”, expresó el diplomático estadounidense durante las declaraciones que ofreció en el marco de la reapertura del parque Cuscatlán, donde acompañó al alcalde capitalino, Ernesto Muyshondt.

Johnson expuso que para poder avanzar espera que todos los sectores del país se puedan unificar para salir adelante.

Añadió que la prioridad de Estados Unidos para con El Salvador son reducir los crímenes violentos y crear una situación económica en la cual las personas puedan prosperar.

En cuanto a las cartas enviadas a El Salvador por parte de congresistas de Estados Unidos, Johnson dijo que es un número pequeño de personas que firmó las misivas, pero que lo importante es que el Congreso está expresando su preocupación sobre la situación del país.

“Lo que es importante es que hay gente en Estados Unidos que está poniendo atención al país”, señaló Johnson.

Las declaraciones del diplomático se dan, además, luego de que 517 periodistas del mundo rechazaran los ataques del presidente Nayib Bukele al periódico digital El Faro y otros medios independientes. El gremio internacional respaldó una carta que la Fundación Gabo envió al relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Edison Lanza, para que investigue el caso.

La Fundación periodística relata cómo desde el Ejecutivo los ataques verbales contra los medios críticos han surgido en un contexto en el cual estos han reportado casos de presunta corrupción en el gobierno durante la pandemia o más específicamente por la revelación de reuniones entre funcionarios y pandillas para una segunda tregua.

Además, en septiembre pasado, congresistas demócratas y republicanos manifestaron por separado su postura en la que coincidían en el debilitamiento de la democracia en el país.

“Escribimos para manifestar nuestra profunda preocupación por la creciente hostilidad de su gobierno hacia los medios independientes e investigativos en El Salvador”, dice parte de la carta enviada al gobierno de Bukele por parte de influyentes legisladores demócratas, en donde le recuerdan al Ejecutivo que la libertad de prensa “es el pilar de cualquier democracia”, al igual que el respeto a la independencia de poderes.

Mientras, en la misiva firmada por los congresistas republicanos David Joyce, Mario Díaz-Balart, Rodney Davis, Brian Fitzpatrick, Alex Mooney y Francis Rooney, observan debilitamiento democrático en el país.

El bando, copartidario del mandatario estadounidense Donald Trump, también externó su preocupación por “un lento pero constante abandono del estado de derecho y las normas democráticas que nuestro hemisferio ha luchado tanto por preservar”.  

En ambos escritos se coincide en cuestionar el uso militar para presionar a la Asamblea por un préstamo, el abuso de poder durante los primeros meses de la pandemia y los reportes de una supuesta negociación con pandillas.

Por su parte, Bukele ha minimizado las declaraciones de los legisladores republicanos, diciendo que solo eran seis. “No representan ni el 5% (de la Cámara de Representantes). Es más o menos el 3%, que es lo mismo que ustedes representan aquí”, señaló en referencia a lo que él considera su oposición.