El Salvador: El “hackeo a gran escala” con un programa espía israelí a periodistas y activistas

Los teléfonos celulares de casi tres docenas de periodistas y activistas de El Salvador fueron pirateados con el sofisticado software espía Pegasus, según ha descubierto el instituto canadiense Citizen Lab y confirmado Amnistía Internacional.

El hackeo afectó a 37 dispositivos de 35 personas entre julio de 2020 y noviembre de 2021, según dijo Citizen Lab el miércoles. La mayoría de los teléfonos pirateados pertenecen a periodistas del medio salvadoreño El Faro, el cual ha expuesto los vínculos entre el gobierno de Nayib Bukele y las pandillas de ese país.

Hasta ahora no se ha comprobado quién está detrás del hackeo, aunque los periodistas de El Faro señalan al gobierno, algo que el gobierno niega.

La investigación fue realizada por Citizen Lab de la Universidad de Toronto y el grupo de derechos digitales Access Now.

El Laboratorio de Seguridad de Amnistía Internacional confirmó de forma independiente los hallazgos.

“El análisis forense confirmó que cada dispositivo estaba infectado con el programa espía Pegasus de NSO Group”, apuntó Amnistía Internacional y señaló que “los primeros indicios de ataque en los dispositivos de la muestra se produjeron en torno al 30 de julio de 2020” y “los signos de amenaza o intento de ataque continuaron hasta el 15 de noviembre de 2021”, citó la agencia de noticias Efe.

Amnistía Internacional detalló que “los objetivos incluyeron periodistas de El FaroGatoEncerradoLa Prensa GráficaRevista Digital DisruptivaDiario El MundoEl Diario de Hoy, y dos periodistas independientes”, además de miembros de las organizaciones Fundación DTJ y Critosal.

¿Qué es Pegasus?

Pegasus es un sofisticado software diseñado por la empresa israelí NSO Group. Infecta dispositivos que tienen sistemas iOS y Android, lo que permite extraer mensajes, fotos, correos electrónicos, grabar llamadas y activar en secreto micrófonos y cámaras.

Según algunas fuentes, alrededor del mundo más de 600 políticos y funcionarios, 189 periodistas, 64 ejecutivos de negocios y 85 activistas, entre otros, habrían sido víctimas de este espionaje. Unos 50.000 números de teléfono habrían sido filtrados.

Y desde entonces ha estado en la mira. Pegasus figura en la lista negra de EE.UU. desde el año pasado después de acusaciones de que gobiernos represivos estaban utilizando el programa espía para piratear a personas inocentes, incluidos activistas, políticos y periodistas.

NSO Group niega las acusaciones, indicando que no pone estas herramientas en manos de cualquiera y que sus clientes son cuidadosamente valorados.

NSO

Pegasus fue creado por la empresa israelí NSO Group.

A través de un comunicado, la empresa dijo que vendió sus productos solo a agencias legítimas de inteligencia y de aplicación de la ley para su uso contra terroristas y delincuentes, y que no sabía quiénes eran los objetivos de sus clientes.

La compañía se negó a comentar si El Salvador era cliente de Pegasus.

Los investigadores de Citizen Lab declararon que iniciaron un análisis forense de los teléfonos de El Salvador en septiembre, tras ser contactados por dos periodistas de ese país que sospechaban que sus dispositivos podían estar comprometidos.

Citizen Lab dijo haber encontrado rastros reveladores de infecciones de software espía en los teléfonos móviles de 22 reporteros, editores y personal administrativo y pruebas de que se habían robado datos de muchos de esos dispositivos, incluidos varios gigabytes.

Reacciones

En una declaración a Reuters, la oficina de comunicaciones de Bukele dijo que el gobierno de El Salvador no es cliente de NSO Group Technologies. Señaló que la administración está investigando el supuesto hackeo y que tiene información de que los teléfonos de algunos funcionarios de alto nivel también podrían haber sido infiltrados.

“Tenemos indicios de que nosotros, funcionarios de Gobierno, también estamos siendo víctimas de ataques”, indicó en un comunicado.

El Faro

Carlos Martínez, uno de los periodistas de El Faro afectados.

“Las intervenciones y el espionaje del que hemos sido víctimas en El Faro implican que los responsables han tenido acceso a todo acerca de nuestras comunicaciones y la información almacenada en nuestros celulares”, denunció el jefe de información del medio, el periodista Óscar Martínez.

“Me cuesta pensar o concluir algo distinto a que se trate del gobierno de El Salvador” detrás de los presuntos ataques, dijo Martínez. “Es evidente que hay un interés radical en comprender qué es lo que El Faro está haciendo”, añadió.

Carlos Martínez, un periodista de investigación de la publicación, dijo que los piratas informáticos pasaron 269 días dentro de su teléfono. “Durante 269 días invadieron mi privacidad”, denunció en Twitter.

Durante la época de las supuestas infiltraciones con Pegasus, El Faro informó sobre escándalos relacionados con el gobierno de Bukele, incluyendo acusaciones de que estaba negociando un acuerdo con violentas pandillas callejeras para reducir la tasa de homicidios con el fin de impulsar el apoyo popular al partido Nuevas Ideas, del presidente Bukele.

Bukele, que discute frecuentemente con la prensa, condenó públicamente la información de El Faro sobre esas supuestas conversaciones como “ridícula” e “información falsa” en su cuenta de Twitter del 3 de septiembre de 2020.

Bukele

Las acusaciones han caído sobre el gobierno del presidente Bukele.

El espionaje telefónico no es nuevo en El Salvador, asegura Citizen Lab.

En un informe de 2020, se afirmaba que El Salvador era uno de 25 países que utilizaban tecnología de vigilancia masiva fabricada por una empresa israelí llamada Circles, cuya tecnología se diferencia de Pegasus en que recoge datos de la red telefónica global en lugar de instalar spyware en dispositivos específicos.

fuente:bbcmundo

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com