El régimen de Irán acusa a los bahá’í de espiar en contra desde Israel

Medios iraníes acusaron a la minoría religiosa bahá’í de espiar en contra del régimen y los vincularon a Israel, alegando una compleja conspiración que involucra “varios proyectos de espionaje bahá’ís que requieren más atención de las autoridades responsables”, informó el periódico The Jerusalem Post.

El régimen actual de Irán tiene un largo historial de supresión del bahaísmo, incluida la ejecución o suspensión de hasta 200 miembros de la comunidad desde la Revolución Islámica en 1979.

FarsNews publicó un artículó afirmando que los bahá’ís espían a Irán desde “el centro principal de la secta en Israel”.

El reciente artículo iraní que detalla una conspiración en Israel está vinculado al hecho de que el fundador de la fe bahá’í fue exiliado a Acre en el siglo XIX y se fundó un centro de peregrinación en Haifa y cerca de Acre.

Aunque el enlace bahá’í a Haifa y Acre es anterior a la fundación de Israel y se remonta a la época otomana, la ubicación del centro en Israel alienta a los medios de comunicación iraníes a crear conspiraciones sobre los presuntos vínculos conspiratorios, de acuerdo al The Jerusalem Post.

Este tipo de artículos, que incitan a las minorías religiosas, rara vez se traducen al inglés, por lo que Irán puede zanjar este tipo de temas de la conversación internacional, de acuerdo a The Jerusalem Post.

El reporte incita contra las actividades de inteligencia de los bahá’ís y la relación de este culto con los extranjeros relacionados con Israel. Afirma que una investigación mostró que la “organización en Irán, con el comando del centro principal de la secta en Israel, conocida como la Guardia Revolucionaria Socialista, identifica a individuos y empleados de diferentes partes del estado [de Irán]”.

Si bien hay alrededor de cinco millones de bahá’ís en el mundo, la población de Irán, donde se fundó la religión en el siglo XIX, está bajo asedio.

La Comunidad Internacional Bahá’í dice que desde 2005, alrededor de 710 bahá’ís han sido arrestados. Bajo el reciente mandato del presidente Hassan Rouhani,  ha habido “más de 26,000 piezas de propaganda anti-bahá’í” en los medios de comunicación iraníes.