EL PRIMER MINISTRO HOLANDÉS RUTTE, AMPLÍA SU VENTAJA SOBRE LA EXTREMA DERECHA

Con la mitad de los votos contados, el partido anti-islamista de Geert Wilders se hunde al tercer lugar en la primera prueba de la urna para los populistas europeos en 2017

El primer ministro holandés, Mark Rutte, reivindicó el miércoles una victoria electoral parlamentaria sobre el legislador antiislamista Geert Wilders, que fracasó en la primera prueba de fuego del año para el populismo en Europa.

Los resultados provisionales con más de la mitad de los votos contados sugieren que el partido de Rutte ganó 32 escaños en la legislatura de 150 miembros, 13 más que el partido de Wilders, que ocupó sólo el tercer lugar con 19 escaños. Los crecientes demócratas cristianos del CDA recibieron 20.

Tras el voto de Gran Bretaña para dejar la Unión Europea y la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, “Holanda dijo no al tipo equivocado de populismo”, dijo Rutte, quien ahora está listo para un tercer mandato como primer ministro.

“Queremos seguir el rumbo que tenemos: seguro, estable y próspero”, agregó Rutte.

Wilders, que hizo campaña basado en promesas radicales de cerrar fronteras a migrantes de naciones musulmanas, cerrar mezquitas, prohibir el Corán y sacar a los Países Bajos de la UE, había insistido en que, sea cual fuere el resultado de las elecciones, él tipo de populismo que él y otros en Europa representan no se van.

“Rutte aun no se ha librado de mí”, dijo Wilders después de ver los resultados.

Geert Wilders del Partido de la Libertad (PVV) habla durante un debate televisado entre los ocho principales líderes del partido en La Haya el 14 de marzo de 2017, un día antes de las elecciones parlamentarias. (AFP FOTO / PISCINA / Phil Nijhuis)

Su Partido por la Libertad ganó 24 escaños en 2010 antes de hundirse a 15 en 2012, y el total del miércoles lo dejó con alrededor del 12 por ciento del electorado, mucho menos que los populistas de Gran Bretaña y los Estados Unidos.

“No son los 30 asientos que esperábamos”, dijo Wilders a los reporteros el jueves, agregando que “hubiera preferido ser el partido más grande”.

Tanto Francia como Alemania tienen elecciones este año en las que candidatos y partidos de extrema derecha esperan tener un impacto.

El presidente francés, François Hollande, felicitó a Rutte por su éxito electoral y su “clara victoria contra el extremismo”.

En Alemania, el líder socialista Martin Schulz twitteó. “Estoy aliviado, pero tenemos que seguir luchando por una Europa abierta y libre”.

El primer ministro holandés Mark Rutte estrecha la mano con los niños después de votar por las elecciones generales holandesas en La Haya, Holanda, miércoles, 15 de marzo de 2017. (AP Photo / Patrick Post)

Rutte, que durante gran parte de la campaña parecía competir para mantenerse al ritmo de Wilders, pudo haber aprovechado la línea dura que atrajo en el enfrentamiento diplomático con Turquía durante la semana pasada.

La lucha estalló por la negativa de los Países Bajos a permitir que dos ministros del gobierno turco hablen en manifestaciones en Rotterdam sobre un referéndum que podría dar más poderes al presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Le dio a Rutte la oportunidad de demostrar su sentido de estado al negarse a someterse a la presión extranjera, una postura con apoyo generalizado en la nación.

“Quiero decir que este es su sueño de campaña electoral, ¿verdad? No se puede escribir este guión si se tratara de una película”, dijo el científico político de la Universidad Libre de Ámsterdam Andre Krouwel. “Realmente ha ayudado a Mark Rutte a tomar la delantera y una gran ventaja sobre Geert Wilders”.

Bajo un cielo brillante, los holandeses fueron a votar en gran número, con una participación estimada en el 82 por ciento.

En una subtrama de las elecciones, el Partido de la Izquierda Verde registró una victoria histórica, convirtiéndola en el partido más grande en el ala izquierda de la política holandesa, junto con el Partido Socialista.

Los resultados provisionales mostraron que los Verdes saltaron de cuatro escaños a 14 en el parlamento después de una fuerte campaña del carismático líder Jesse Klaver, que invita a comparaciones con el primer ministro canadiense Justin Trudeau.

Queda por ver si Klaver, de 30 años, llevará a su partido a la próxima coalición gobernante, que parece estar dominada por el VVD de Rutte y otros partidos de derecha.

El partido laborista del presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, pareció haber sido castigado por los votantes en las elecciones, pasando de 38 escaños en las últimas elecciones a sólo nueve, según la encuesta de salida de Ipsos.

Debido al resultado, parecía improbable que Dijsselbloem pudiera aferrarse a su puesto de líder del Eurogrupo de 19 naciones, que gestiona la moneda de los países de la Unión Europea que utilizan el euro.

Rutte había enmarcado las elecciones como una opción entre la continuidad y el caos, retratándose como un custodio seguro de la recuperación económica de la nación y echando a Wilders como radical de extrema derecha que no estaba preparado para tomar decisiones difíciles.

A pesar de que tomó medidas de austeridad impopulares en los últimos cuatro años, la recuperación económica holandesa ha cobrado ritmo y el desempleo ha caído rápidamente bajo el primer ministro.

Mientras tanto, Wilders intentó aprovechar el descontento entre los votantes que dijeron no estar beneficiándose de la recuperación económica.

Aunque su partido se hubiera colocado primero en las elecciones, Wilders tenía una remota posibilidad de convertirse en primer ministro en los Países Bajos, donde un sistema de representación proporcional casi garantiza gobiernos de coalición.

Los principales partidos políticos, incluido el de Rutte, habían descartado formar un gobierno de coalición con el Partido por la Libertad.

El izquierdista Partido Laborista holandés pareció golpeado por sus partidarios por su papel durante los últimos cuatro años impulsando un paquete de austeridad duro como miembro junior en un gabinete de dos partidos con el VVD de Rutte.

La coalición que el partido VVD de Rutte había tenido con el Partido Laborista ya no puede ser replicada y es probable que el primer ministro busque en la derecha los nuevos socios de coalición.

Rutte ha sido claro de no querer compartir el poder con Wilders, por lo que se aprieta el mercado en el que puede adquirir el umbral necesario de 75 asientos.

Construir la coalición puede requerir semanas, si no meses de negociaciones antes de que se instale un nuevo gobierno.

Fuente: The Times of Israel

Radio World Powered By : radioworld.com