El presidente Trump: “Si resurge, apagaremos el incendio”

El presidente abordó el posible desarrollo de una vacuna contra el nuevo coronavirus, aunque subrayó que no tiene porqué ser imprescindible y recordó que otras enfermedades “desaparecieron” sin que se hubiera llegado a producir una.

WASHINGTON – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este viernes que, en caso de que el nuevo coronavirus resurja debido a la reapertura económica del país, el Gobierno está preparado para hacerle frente “rápida y eficientemente”.

“Desaparecerá en algún momento. Puede resurgir o no, pero si resurge, apagaremos el incendio. Y lo apagaremos rápida y eficientemente, hemos aprendido mucho”, declaró el mandatario durante una rueda de prensa celebrada en los jardines de la Casa Blanca.

Trump aseguró que se está trabajando “24 horas al día” para desarrollar una vacuna lo antes posible, lo cual, dijo, sería “tremendo” pero no necesariamente imprescindible.

“No es solo cuestión de vacunas. Otras enfermedades no han tenido vacunas y han desaparecido. No quiero que la gente piense que esto depende de una vacuna, aunque una vacuna sería tremendo”, aseveró.

En este sentido, el presidente quiso quitar hierro a las informaciones que apuntan a una competición entre países por dar con una vacuna, una polémica en la que Washington ha sido protagonista por, presuntamente, haber querido negociar hasta en dos ocasiones con empresas farmacéuticas europeas para hacerse con la primicia del posible fármaco.

“No hay egos, quien la consiga va a trabajar con nosotros y si somos nosotros, vamos a trabajar con ellos”, afirmó.

Al ser preguntado sobre si cree que, a pesar de la creciente tensión entre Beijing y Washington, China compartiría con Estados Unidos la vacuna en caso de dar con ella primero, el mandatario se mostró optimista: “Yo diría que la respuesta es sí”.

En cualquier caso, Trump insistió en diversas ocasiones en que no es una condición sine qua non el contar con una vacuna antes de volver a la normalidad, puesto que la tasa de mortalidad del nuevo coronavirus es “muy, muy baja” y muchos ciudadanos ni siquiera son conscientes de haber sido infectados.

“No vamos a cerrar el país durante cinco años, eso no va a pasar”, concluyó.

Estados Unidos ha registrado hasta la fecha 1.426.716 casos de COVID-19 y se han perdido 86.228 vidas debido a la pandemia, según datos de la universidad Johns Hopkins.