El presidente Rivlin anuncia premio de cine en memoria de su esposa , nejama rivlin

El presidente Rivlin instaura un nuevo premio de cine que se otorgará a los cineastas israelíes en las primeras etapas de su carrera, informó en la apertura del Festival de Cine de Jerusalén.

El presidente Reuven Rivlin anunció el jueves un nuevo premio de cine que lleva el nombre de su esposa, Nejama, quien murió a principios de este año en la víspera de su 74 cumpleaños.

Rivlin hizo el anuncio en la apertura del Festival de Cine de Jerusalén, que se extiende hasta el 4 de agosto y contará con cerca de 200 películas proyectadas en varios lugares de la capital.

El premio será otorgado por la Fundación de Jerusalén a los cineastas israelíes en las primeras etapas de su carrera.

Durante su discurso en el evento, el presidente describió el amor de Nejama por el cine y las diferencias en la forma en que él y ella solían experimentarlo cuando se conocieron.

Para mí, el cine siempre ha sido una experiencia urbana“, dijo. “De niño, solía escabullirme para escapar de las clases de violín, e incluso cuando dejé de tomar clases de violín, no salía del cine. Solo cuando conocí a mi esposa Nejama me di cuenta de que había experiencias cinematográficas totalmente diferentes, donde la magia está lejos de la sala cerrada, de los asientos de terciopelo, del pesado edificio“.

El presidente Reuven Rivlin con su esposa Nejama en la casa del embajador de Francia en Jaffa, el 18 de junio de 2014. (Gideon Markowicz / Flash90)

Donde vivía Nejama, el Moshav Herut, todos los sábados por la noche, los miembros arrastraban las sillas a una zona inclinada en el centro del moshav, montaban una pantalla ancha, a veces una doble hoja, y se sentaban. Dos proyectores estaban uno al lado del otro. Un proyectista estaba a cargo de la película, otro era responsable de la traducción, proyectados por separado, escrito a mano y a la derecha de la película.

Por lo general, cuando llegaban las películas a los moshavim y los kibbutzim, estaban en muy mal estado y la traducción nunca se sincronizaba con la película”, agregó Rivlin. “Pero a nadie le importaba. Bajo el cielo abierto, los niños no dormían y los adultos mantenían largas discusiones sobre la película y, por supuesto, sobre los actores y actrices.

Teníamos, Nejama y yo, el chico de ciudad y la chica de pueblo, una experiencia cinematográfica muy diferente. Pero ambos compartimos nuestro amor por el cine“, dijo a la multitud.

Fuente: The Times of Israel