El presidente de Israel, Reuven Rivlin, envió un mensaje con motivo de Rosh Hashaná

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, envió este jueves un mensaje con motivo de Rosh Hashaná en el que resaltó la importancia de la solidaridad y la resiliencia en una época como la que vivimos frente a la pandemia de COVID-19.

“Queridas y queridos, hemos pasado por un año difícil, complejo y lleno de retos.

“Como el mundo entero, también fueron puestos a prueba nuestra resiliencia social, nuestros sistemas nacionales, nuestros lazos más fundamentales, con el abuelo y la abuela, con la vecina, con los miembros de la familia, con los compañeros de trabajo.

“Experimentamos sentimientos nada sencillos, de pérdida, de soledad, de ansiedad financiera y personal. A veces ha parecido que todo ha cambiado radicalmente y que nada volverá a ser lo que era.

“[El cantautor] Meir Ariel nos enseñó a decir: ‘Sobrevivimos al Faraón, también sobreviviremos esto’.

“Pero esto no es exacto. Nunca hemos superado las dificultades así como así. Hemos luchado mucho para superar las crisis, y, sobre todo, nos hemos adherido al antiguo mandamiento, el más sabio de todos, que nos ha acompañado por muchos años: Kol Yisrael Arevim Ze Laze.

“El valor de la solidaridad y el conocimiento de que no tenemos otro lugar, de que este es nuestro hogar, y de que estamos destinados a vivir aquí juntos, todos los hijos e hijas de la Tierras de Israel, de todos los orígenes étnicos y nacionales, fueron la brújula que nos guió en todos los desafíos a los que nos hemos enfrentado.

“La poeta Leah Goldberg escribió: ‘Cada año, se eleva el sol y cae la lluvia. Cada año la tierra se renueva. Se torna blanca la drimia marítima y dorado el cítrico. Cada año nacen en abundancia niños… hay alguien que quiere solo el bien, también este año’.

“Sí, así lo escribió Leah Goldberg y así nos recuerda Rosh Hashaná, que se encuentra a la vuelta de la esquina, que incluso en una época como esta es posible renovarse, es posible transformarse, es posible desarrollarse y crecer.

“En el umbral del año nuevo hebreo, el año 5,781, deseo que sepamos lidiar con esto juntos y querer el bien juntos, también este año.

“Termine el año y sus maldiciones, y venga el año con sus bendiciones. ¡Shalom y Shaná Tová desde Jerusalén!”