El Presidente de El Salvador acusa a líderes del FMLN de financiar pandillas

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, acusó el domingo a dirigentes del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) de financiar a las pandillas para que ataquen a los policías y así desestabilizar al gobierno.

“Hay información de las 3 agencias de inteligencia del Estado, de que dos altos funcionarios del FMLN están financiando a las pandillas a cambio de atacar objetivos de la policía, para desestabilizar al gobierno”, publicó el mandatario en su cuenta oficial de Twitter.

“Están jugando con fuego y se van a quemar”, agregó.
En otro tuit, el mandatario informó que “el homicida del agente de la PNC (Policía Nacional Civil) de hoy, utilizó un AK-47 calibre 7.62. Ya tenemos incautado su vehículo y a su compañero, quien murió en el enfrentamiento”.

Por su parte, la Comisión Política del FMLN emitió un comunicado de prensa en que rechaza la acusación, que calificó como “una total irresponsabilidad e incapacidad para actuar como el cargo lo demanda” y advirtió que acudirá a la Fiscalía General de la República a demandar al presidente por difamación y calumnia.

Bukele, que asumió la presidencia el uno de junio, deberá enfrentar los graves problemas que abaten a la nación: la violencia galopante generada en gran parte por las maras o pandillas con presencia en todo el país, el desempleo, la corrupción y la impunidad.

Las autoridades han reportado en menos de 48 horas el asesinato de dos policías y un custodio de centros penales en lugares diferentes del país. Otro agente de la policía resultó herido durante el ataque de presuntos pandilleros.

En lo que va del año las pandillas han asesinado a 21 policías y 12 soldados, la mayoría cuando estaban en sus días libres y visitaban a sus familiares, según informes de las autoridades de Seguridad Publica.

En el año 2018 se reportó el asesinato de 34 policías y 17 miembros de las fuerzas armadas.

El Salvador, considerado uno de los países más violentos del mundo, registró al cerrar 2018 un total de 3.340 personas asesinadas, lo que supone un promedio de 50,3 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, el equivalente a 9,2 por día. Es una reducción desde los 6.425 de 2015 -considerado el año más violento de los últimos tiempos en el país- con un promedio de 103 por cada 100.000 habitantes. En 2017, la tasa fue 60,8 por cada 100.000 habitantes y un promedio de 10,8 por día.

En El Salvador, las maras o pandillas están integradas por más de 67.000 jóvenes y adultos. Se encuentran en barrios y comunidades populosas y según las autoridades están involucradas en el narcotráfico, la extorsión y el crimen organizado.

 

 

fuente:voanoticias