El presidente autoriza sanciones contra funcionarios de la Corte Penal Internacional

El presidente Donald Trump emitió una orden que autoriza sanciones contra miembros de la Corte Penal Internacional involucrados en una investigación sobre presuntos crímenes de guerra cometidos por tropas estadounidenses en Afganistán.

La medida autorizada por Trump permite al Secretario de Estado, en conjunto con el secretario del Tesoro, bloquear activos en EE. UU. de empleados de la CPI involucrados en la investigación, reportó la agencia Reuters.

Por igual manera, la orden permite bloquear el ingreso a los funcionarios de la CPI al país.

Afganistán es miembro de la CPI, aunque su gobierno ha argumentado que cualquier crimen de guerra debe ser procesado localmente. El gobierno de los Estados Unidos nunca ha sido miembro de la CPI, establecida en 2002.

La administración Trump impuso restricciones de viaje y otras sanciones contra los empleados de la CPI hace un año.

La CPI decidió investigar después de que una examinación preliminar de los fiscales en 2017 encontró motivos razonables para creer que se cometieron crímenes de guerra en Afganistán y que el tribunal tiene jurisdicción.

El fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, quiere investigar posibles crímenes cometidos entre 2003 y 2014, incluidos presuntos asesinatos en masa de civiles por parte de los talibanes, así como la presunta tortura de prisioneros por parte de las autoridades afganas y, en menor medida, por las fuerzas estadounidenses y la CIA.

El funcionario estadounidense dijo en una rueda de prensa que la investigación amenaza con infringir la soberanía estadounidense y que si bien la CPI se estableció para proporcionar rendición de cuentas, “en la práctica, el tribunal es una burocracia internacional incontrolable, ineficaz y fuera de control que amenaza a los miembros del servicio estadounidense y los oficiales de inteligencia y aquellos de nuestros aliados”.

Acusó la existencia de corrupción en la CPI y de un posible involucramiento del gobierno ruso en el tribunal internacional.

“Tenemos razones para creer que hay corrupción y mala conducta en los niveles más altos de la oficina del fiscal de la CPI, lo que pone en duda la integridad de esta investigación sobre el personal estadounidense. Nos preocupa que Rusia pueda estar manipulando la CPI alentando estas acusaciones al personal de EE. UU.”, dijo el funcionario estadounidense.

Actualmente, una posible investigación contra Israel y grupos terroristas palestinos por la presunta comisión de crímenes de guerra, iniciativa de la fiscal Bensouda, se mantiene en vilo ante lo que decida un órgano de la CPI, cuya respuesta se espera dentro de los siguientes meses.