El mundo supera los 100 millones de casos de COVID-19

A medida que los países enfrentan dificultades de acceso, suministro y distribución de la vacuna para combatir el coronavirus, el mundo superó los 100 millones de casos confirmados de COVID-19 con más de 2,1 millones de muertes.

Fueron necesarios alrededor de 11 meses para que las infecciones en todo el mundo alcanzaran los 50 millones y tres meses más para llegar a los 100 millones.

Cinco naciones han sufrido más de 100.000 muertes, incluida Gran Bretaña, que cruzó ese umbral el martes.

Los funcionarios de salud pública han instado a las personas a tomar medidas como usar mascarillas, mantenerse alejadas de los demás y evitar grandes reuniones para detener la propagación del virus. Los gobiernos han recurrido a varios niveles de cuarentenas en medio de picos de infecciones.

Perú anunció el martes por la noche el cierre de su capital y otras nueve regiones mientras los hospitales luchaban por lidiar con un gran aumento de casos.

El presidente Francisco Sagasti dijo que las tiendas no esenciales cerrarían, los viajes regionales se suspenderían y la prohibición de los vuelos entrantes desde Brasil y Europa se extendería hasta al menos el 14 de febrero.

Sagasti dijo que el primer lote de dosis de vacunas fabricadas por Sinopharm llegaría a Perú “en los próximos días”, y que las inoculaciones comenzarían en febrero.

Corea del Sur también está tratando de controlar su último brote.

Un funcionario de salud dijo que se habían rastreado 297 casos hasta seis iglesias y escuelas administradas por una organización cristiana, a la que se le ordenó hacer pruebas a todos en 32 de sus 40 sitios en el país.

En Australia, los funcionarios de salud informaron avances en el décimo día consecutivo del país sin nuevas infecciones locales por COVID-19.

En respuesta, las autoridades están dispuestas a aliviar las restricciones con respecto al uso de mascarillas y la cantidad de personas a las que se les permite reunirse para fiestas, bodas y lugares de culto a partir del viernes.

“Ambos van de la mano, no se puede tener una economía abierta a menos que se asegure de tener la configuración de salud adecuada”, dijo la premier Gladys Berejiklian, al tiempo que instó a las personas a hacerse la prueba de COVID-19 incluso a los que tienen síntomas “más suaves”.

Después de una carrera de numerosas empresas para desarrollar vacunas eficaces para  combatir el COVID-19, alrededor de 56 países han comenzado a vacunar a sus poblaciones.

Pero con muchos países grandes haciendo grandes pedidos, la Organización Mundial de la Salud y otros han advertido de los peligros del “nacionalismo de las vacunas”, que podría dejar fuera a otros países.

El presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, dijo el martes que los países ricos no deberían retener existencias excesivas de vacunas para COVID-19 y que el mundo necesita trabajar junto para luchar contra la pandemia.

Ramaphosa dijo en una reunión virtual del Foro Económico Mundial que aquellos que han acumulado vacunas deben liberarlas “para que otros países puedan tenerlas”.