El mensaje del presidente israelí Reuven Rivlin por año nuevo

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, ofreció un mensaje por año nuevo a los líderes de las comunidades cristianas del país con motivo de Navidad y el año nuevo civil.

En el pasado, la recepción se ha realizado cerca de la Navidad católica, que es el 25 de diciembre, pero este año se llevó a cabo el 30 de diciembre, que es entre la Navidad católica y la Navidad cristiana oriental que se celebra el 6 de enero.

La recepción de este año, de conformidad con las regulaciones del Ministerio de Salud de Israel, fue en línea.

Reuven Rivlin aseguró a las diversas comunidades cristianas que el Estado de Israel siempre seguirá comprometido con la libertad de religión y siempre estará orgulloso de las fuertes comunidades cristianas de Tierra Santa.

Esta fue una alusión a la persecución de los cristianos en algunas otras partes del Medio Oriente. Reuven Rivlin señaló que esta era la última vez que enviaría saludos y bendiciones de Año Nuevo a las comunidades cristianas en su papel de presidente del Estado de Israel, y lamentó no poder hacerlo de persona a persona con una reunión festiva.

“A pesar de la distancia física”, dijo, “estoy profundamente agradecido por la relación cercana que hemos construido, y [nosotros] siempre seguiremos comprometidos con la libertad de religión y siempre estaremos orgullosos de las fuertes comunidades cristianas en Tierra Santa”.

El ministro del Interior, Aryeh Deri, quien estuvo presente en la ceremonia, refiriéndose a las dificultades del año pasado, dijo ver un rayo de luz con los Acuerdos de Abraham, que dijo eran un bienvenido proceso de paz en todo el mundo “que nos salvará de la sangre y lágrimas, huérfanos y viudas”.

Deri se hizo eco de la garantía de Reuven Rivlin de que el Estado de Israel será el hogar de todas las religiones, y que cada una tendrá su lugar para celebrar sus rituales y preservar sus tradiciones, así como su lugar de oración para fortalecer su memoria histórica y orar a Dios en libertad, compañerismo e igualdad.