El huracán Dorian baja de categoría, pero se mantiene como un “poderoso huracán”

El huracán Dorian bajó a categoría 2 este martes al final de la mañana mientras comenzaba a moverse más rápido para finalmente salir de las Bahamas y acercarse cada vez más a las costas estadounidenses.

Según el boletín de las 5:00 p.m. del Centro Nacional de Huracanes (NHC por sus siglas en inglés), con sede en Miami, Dorian avanzaba a 9 km/h con vientos sostenidos de hasta 175 km/h, cuando se encontraba a 170 km de Beach Vero, Florida, y a unos 200 km de Cabo Cañaveral, también Florida.

Si bien los vientos del huracán han disminuido, ha crecido en tamaño mientras sigue acercándose a Florida. El centro explicó que se extienden a 96 kilómetros del ojo de la tormenta y los vientos con fuerza de tormenta tropical se extienden a 281 km/h.

El NHC indicó que ya el núcleo del huracán se moverá “peligrosamente cerca” de la costa este de Florida y la costa de Georgia esta noche hasta mañana en la noche. Luego, se moverá cerca o sobre la costa de las Carolinas desde el jueves hasta el viernes en la mañana.

“Se espera que Dorian siga siendo un poderoso huracán durante los próximos dos días”, indicó el centro.

En este reporte, el centro extendió la advertencia de marejada ciclónica hacia el norte hasta Surf City, Carolina del Norte y la vigilancia marejada ciclónica hacia el norte hasta Duck, en Carolina del Norte.

La advertencia de huracán también se extendió desde el río Savannah hasta Edisto Beach, Carolina del Sur, y de South Santee River, Carolina del Sur, a Surf City, Carolina del Norte. Y en caso de vigilancia de huracán, al norte de Duck, Carolina del Norte, a la frontera de Carolina del Norte y Virginia.

Además, emitió una nueva alerta de tormenta tropical desde la frontera de Carolina del Norte y Virginia hacia el norte a Chincoteague, Virginia, y por la bahía de Chesapeake desde Smith Point hacia el sur.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, anunció que ha ordenado evacuaciones de la costa del estado.

Este martes en la tarde, el gobierno de las Bahamas cambió la advertencia de huracán a advertencia de tormenta tropical para Gran Bahama y las islas Ábaco, las cuales han recibido la peor parte de la tormenta pues pasó allí casi estacionada por día y medio. Las autoridades informaron el lunes en la tarde que Dorian dejó al menos cinco muertos en la isla mayor de Ábaco.

El Ministro de Salud de las Bahamas, Duane Sands, declaró a la agencia The Associated Press que quedó el principal hospital en la isla de Gran Bahama, quedó “inútil” y que la tormenta devastó otras partes de la infraestructura de salud.

El portavoz de la Cruz Roja, Matthew Cochrane, indicó que más de 13.000 casas, es decir un 45% de las viviendas en Gran Bahama y Ábaco – con una población de unas 70.000 personas, fueron seriamente dañadas y destruidas.

Los equipos de emergencia no han podido acceder a todas las víctimas en medio de condiciones aún demasiado peligrosas para el rescate, reportó la AP. Las personas son rescatas con excavadoras, motos acuáticas y botes.

El jefe del Comando Norte de EE.UU., el general Terrence O’Shaughnessy, indicó que el ejército ha sido autorizado para proporcionar apoyo logístico, de salud e ingeniería a las Bahamas por hasta 14 días, si es necesario.

Agregó que unos 5.000 Guardias Nacionales fueron activados y que el buque hospital USNS Comfort -actualmente en el sur del Caribe- estaría aproximadamente a unos cuatro o cinco días de navegación si el gobierno de las Bahamas lo solicitara.​

En EE.UU., Dorian comenzó a azotar partes de la costa este de Florida con vientos con la fuerza de tormenta tropical. La estación meteorológica en Melbourne Beach registró vientos sostenidos de 95 kilómetros por hora.

Las autoridades del noreste de Florida exhortaron a las personas a mantenerse alejadas de las playas debido a los pronósticos que advierten que el huracán puede provocar olas de hasta seis metros de altura en las playas del Atlántico.

Los equipos de las estaciones de la Guardia Costera en Mayport, Port Canaveral y la ensenada de Ponce De Leon reubicaron los botes de respuesta a un lugar seguro como parte de los esfuerzos de preparación para el huracán.

Al menos 2 millones de personas tienen aviso de evacuación en las costas de Florida, Georgia y Carolina del Norte, donde se espera el impacto de la tormenta. La Cruz Roja de Estados Unidos dijo que ya abrieron 170 albergues y centros de desalojo.

Según FlightAware, al menos 1.561 vuelos desde, hacia o dentro de EE.UU. fueron cancelados el lunes debido al paso de la tormenta.

 

 

fuente:voanoticias

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com