El hipopótamo Gustavito, nunca debimos separte de tu familia

La periodista, Lorena Baires, hizo una cobertura especial cuando el hipopótamo Gustavito fue trasladado desde Guatemala hacia El Salvador. La experiencia fue intensa, ahora lamenta las condiciones en que se encuentra el animal, quien fue

El día que decidieron cambiar la vida de Gustavito para siempre, tan solo tenía dos años, vivía en un hermoso estanque en el Auto Safari Chapín, y corría de un lado a otro detrás de las ranas. No estoy segura, pero me atrevería a afirmar que era  feliz.

A mediados de septiembre de 2004 tuve el privilegio de ser asignada por El Diario de Hoy a cubrir el traslado de un ‘pequeño’ hipopótamo desde el Auto Safari Chapín, en Guatemala; hasta el Parque Zoológico Nacional, en San Salvador. Lo que iba a vivir se convirtió en una de las historias que guardo en mi memoria con una intensa mezcla de sentimientos.

Por las mañanas, según me contaron sus cuidadores, Gustativo nadaba junto a sus padres bajo la mirada imponente de sus abuelos. Aunque parezca increíble, eran una familia grande y muy unida. Me consta de principio a fin. Su captura fue uno de los episodios más impactantes que he vivido como periodista de fauna.

Era una tarde cálida y húmeda. La trampa estaba lista: 80 libras de harina de maíz, un manjar para estos pesos pesados. El bebé de la familia no pudo resistirse, comió, y la puerta de la jaula que contenía el alimento se cerró.

A la orilla del estanque, su familia paralizada. Con la mirada fija en aquellos humanos que les arrebataban al más pequeño  de todos. El vapor emanaba de sus pieles y el agua entre sus narices se diseminaba con furia. Aún puedo recordar sus ojos clavados en nosotros, el pánico que sentí al verles mientras el estómago se me hacía un nudo.

Solo una vez en la vida he estado tan cerca de animales silvestres molestos, enfadados. Un privilegio.  Sus padres y sus abuelos no podían quedarse sin hacer nada, corrieron con fuerza, y aquel sonido… sus pisadas se escuchaban como mazos golpeando la tierra.

A pocos metros, los periodistas impávidos. La reacción natural: gritar y correr lo más rápido posible. Los nervios nos traicionaron, no pudimos abrir la puerta del pick up en el que habíamos llegado, pero saltamos y entramos por las ventanas.

La familia quería derribar el vehículo. Sus empujones eran contundentes, nos tambaleaban, y no podíamos hacer nada. Los cuidadores del Safari contuvieron a la familia, inquieta, molesta porque uno de sus pequeños estaba enjaulado. Debimos retirarnos y esperar a una distancia prudente.

Con muchas dificultades, la decisión se ejecutó. Gustavito fue arrebatado de su familia, de sus padres y sus abuelos, quienes lucharon hasta el último momento para evitar su partida.

El camino hacia su nuevo hogar fue difícil y cansado. El vapor de su cuerpo salía por las rendijas de la jaula, se le  escuchaba gemir. Cada cierto tiempo, parábamos en las gasolineras para darle un aliento: chorros de agua helada que hidrataban su piel. En la frontera, ni él se salvó de la burocracia: no lo querían dejar pasar. Luego de varias horas de discusiones y alegatos por la salud de Gus, pasamos y corrimos por la carretera. Su vida peligraba por deshidratación.

A las cinco de la mañana, cuando el sol apenas pintaba sus rayos, el animal encontró su nuevo hogar: un pequeño estanque de cemento. Y también a sus nuevos cuidadores, alegres por la llegada del nuevo inquilino. Los periodistas nerviosos buscaban la mejor posición para capturar el momento en que aquella caja se abriera. Y así fue, se abrió lentamente.

Pero él se tomó su tiempo. Tardó varios días en salir del agua, solo dejaba ver sus ojos. Su comportamiento, que yo traduzco como tristeza, causó incertidumbre en el parque. Incluso llegué a escuchar cuestionamientos sobre si haberlo traído había sido la mejor decisión, pues no se dejaba ver. Así pasaron muchas semanas, solo sus ojos brillaban a los lejos y sus orejitas daban vueltas sin cesar.

Ahora Gustavito… ¡lucha por su vida, golpeado y herido por ‘personas desconocidas’! Me indigna, me entristece, me encoleriza. Quizá peco de ingenua: me parece humillante que hasta la fauna del Parque Zoológico resulte víctima de esta enfermedad que corroe y aísla: nuestra maldita violencia.

No sé si Gustativo agoniza, no sé si su aliento le alcance para nadar de nuevo en el estanque. En una especie de dicotomía del alma: por un lado, quisiera que su vida se salvara; por otro, quisiera que su alma volara lo más lejos posible de nosotros para encontrarse con los suyos.

Desde que te sacaron de aquel estanque, nunca he dudado que no fue la mejor idea.  Tenías una familia, hermanos, tíos y abuelos. Eras el bebé, el más querido, el más consentido. No lo digo yo, que siempre encuentro sentimientos en los animales, lo decían quienes te cuidaban.

Se me caen las lágrimas de pensar que olvidaste los paseos con tus padres en el agua, me da mucha vergüenza imaginar que  ellos dejaban el mejor pasto para ti, o que por las noches velaban tu sueño. No debimos separarte de ellos, nunca. Y si en algún lado existe el perdón para este tipo de cosas, Gustavito, ojalá que nos perdonen.

EDH.

Radio World Powered By : radioworld.com