El gobierno de Irán confirma incendio en la tumba de Ester

Oficiales del gobierno de Irán confirmaron el sábado que un incendio se generó el día viernes en la tumba de Ester y Mordejai.

De acuerdo con una investigación que se realizó al respecto, una cámara de circuito cerrado captó a un sujeto que intentó entrar al sitio sagrado y “realizar una serie de acciones”, pero que sin embargó, falló en su intención, dijo la agencia estatal iraní IRNA, informó The Times of Israel.

Se cree que la estructura contiene las tumbas de Ester y Mordejai, las figuras principales de la celebración judía de Purim, en la que frustran los planes de un monarca persa que intentó aniquilar a la población judía.

El rostro del sujeto fue filmado por el sistema de vigilancia, pero las autoridades dijeron carecer por el momento de la información precisa de sus motivos e identidad.

El titular de la dependencia de patrimonio cultural y turismo de la provincia de Hamedan, Ali Malmir, donde se ubica la tumba de Ester, aseguró que solo se presentó un daño menor, con la quema de algunos cables y un tapete fuera del edificio.

Ningún daño se presentó dentro de la estructura como tal y no hubo heridos, señaló el funcionario, quien también indicó que una investigación más a profundidad se llevará a cabo al respecto y que trabajos de restauración en la zona dañada comenzarán esta semana.

El aparente intento de daño a la tumba de Ester ocurrió el 15 de mayo, fecha en que los palestinos marcan el llamado Día de la Nakba, que sirve como su espejo narrativo al establecimiento del Estado de Israel y conmemora la huida o expulsión de miles de palestinos durante la guerra de independencia israelí en 1948.

El hecho se dio a notar luego de que el jefe de la Liga Antidifamación, Jonathan Greenblatt, habló el viernes de “reportes perturbadores” sobre un incendio provocado en la tumba de Ester. Otros organismos judíos como el Centro Simon Wiesenthal o la Conferencia de Presidentes de las Principales Orgaizaciones Judías Americanas también manifestaron su consternación.

No es la primera vez que el histórico sitio se ve en medio de un incidente que aparenta ser parte de la hostilidad contra Israel por parte de Irán, país que se jacta de defender la libertad de culto de su pequeña comunidad judía local, que hace décadas fue de considerable tamaño en comparación al presente, pero aborrece todo sionismo.

En febrero pasado, reportes indicaron que algunos iraníes amenazaron con arrasar el sitio en un acto de venganza contra Israel y Washington.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *