El Gobierno de Guatemala prohíbe el ingreso de salvadoreños a su territorio ante riesgo por COVID-19

La medida es “por prevención y en reciprocidad a la decisión del Gobierno” de El Salvador al restringir la entrada de extranjeros como parte de la cuarentena nacional por el COVID-19

El Gobierno de Guatemala reforzó sus medidas migratorias ante el riesgo del coronavirus y prohibió el ingreso de salvadoreños a su territorio, según lo dio a conocer este jueves a través de un comunicado publicado en sus redes sociales.

La medida es “en prevención y en reciprocidad a la decisión” que anunció desde el miércoles el presidente de El Salvador Nayib Bukele al no permitir el ingreso de extranjeros como parte de la cuarentena nacional por el COVID-19.

“Queda restringido el ingreso de salvadoreños por vía aérea, marítima o terrestre mientras dure el Estado de Calamidad Pública”, amplía el boletín actualizado que colgó en su cuenta de Twitter Migración de Guatemala.

Pero aclara que la acción migratoria no aplica para “los transportistas que entren vía terrestre en actividades comerciales, quienes deberán someterse al debido control sanitario y abandonar el país (Guatemala) inmediatamente después de despachar o cargar la mercadería”.

A la fecha, ni Guatemala ni El Salvador han registrado casos confirmados o sospechosos de coronavirus.

Por tal razón, el país vecino también ha prohibido el ingreso de personas que provengan de naciones que han reportado un número elevado de contagiados por esa enfermedad, entre estos China, Corea del Sur, Irán, Italia, España, Alemania y Francia, señala el comunicado.

Mientras, el gobierno salvadoreño redobló desde el miércoles las restricciones migratorias tras decretar cuarentena a nivel nacional ante el riesgo por el COVID-19 y prohibió el ingreso de los extranjeros. Solo está permitida la entrada de nacionales y diplomáticos acreditados en esta nación, quienes son sometidos al protocolo sanitario.

La decisión fue anunciada luego que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la enfermedad como una “pandemia” global.

Sin embargo, la medida causó la inconformidad y malestar de viajeros que han arribado en el aeropuerto y por las fronteras terrestres, pues hubo quienes tuvieron que retornar a sus países y otros que permanecieron varados durante horas, como ocurrió la noche del miércoles en el Aeropuerto Internacional San Óscar Arnulfo Romero.

En la terminal aérea reinó el caos, luego que los pasajeros vivieran horas de incertidumbre a la espera de la revisión médica y a la expectativa de que fueran trasladados a una zona de aislamiento por 30 días.