El Gobierno de El Salvador suspende clases por 21 días a nivel nacional por prevención de COVID-19

Además, el presidente decretó una cuarentena de 30 días en todo el territorio nacional ante el riesgo del coronavirus.

Como parte de las medidas preventivas por la expansión de la pandemia de coronavirus (COVID-19) el gobierno salvadoreño decretó suspensión de clases por 21 días para toda la actividad educativa de escuelas y colegios públicos, privados, universidades y otros espacios.

Esto como parte de la cuarentena de 30 días decretada por el gobierno en todo el territorio nacional ante la emergencia de la pandemia del coronavirus.

Bukele también reiteró que en El Salvador no hay ningún caso registrado del virus.

Ante el decreto, la Universidad de El Salvador anunció la suspensión de actividades académicas en el periodo que durará la cuarentena, pero mantendrá con normalidad las actividades administrativas.

“La cartera de Estado en Salud deberá decretar cuarentena de 30 días a todas aquellas personas que ingresen al territorio salvadoreño por cualquier vía”, afirmó también el presidente.

Más temprano, el mandatario decretó alerta naranja en el territorio nacional para tener más herramientas preventivas del ingreso del virus al país.

La cuarentena en todo el territorio prohíbe, además, el ingreso de extranjeros al país; además de la suspensión de clases.

En El Salvador no registra casos de coronavirus, sin embargo, las autoridades de Salud informaron que 56 personas guardan una vigilancia estrecha en el área de cuarentena controlada, “ellos están con atención médica especializada continúa”, informó más temprano el viceministro de Salud Francisco Alabí.

El funcionario indicó que hay un aproximado de 90 personas que guarda cuarentena domiciliar. Alabí dijo que las cifras van creciendo y está cambiando constantemente porque hay personas que ya salieron del periodo de control.

La Organización Mundial de la Salud ha dicho este mismo miércoles que el coronavirus causante del COVID-19 ya puede definirse como una “pandemia”, después de que el número de casos afectados fuera de China se haya multiplicado por 13 en dos semanas y en ese periodo los países afectados se hayan triplicado.

El número de personas infectadas de COVID-19 en el mundo llegó a 117,356, de las cuales 4,252 fallecieron, en 107 países y territorios, según un balance de la AFP.