El escudo del Estado de Israel cómo se concibió

Tres semanas después del establecimiento del Estado de Israel el 14 de mayo de 1948, el Gobierno Provisional invitó a los ciudadanos de Israel a proponer un diseño para la bandera y el emblema nacionales del nuevo país.

Las pautas de diseño dejaron a los artistas competidores con espacio para la licencia creativa. Los lineamientos especificaban que se tenían que utilizar los colores azul cielo y blanco “y cualquier otro color según el gusto del artista” y el emblema debía presentar un candelabro de siete lámparas y siete estrellas, de acuerdo con un artículo de la Biblioteca Nacional de Israel.

Las pautas también establecieron que “cualquier otra sugerencia o idea es bienvenida” e incluyeron el descargo de responsabilidad de que “el gobierno no está obligado a aceptar ninguna de las sugerencias recibidas”.

No se especificó ninguna inscripción y no se dieron pautas con respecto a los bordes o la estructura del emblema. La fecha final para las presentaciones fue el 14 de junio de 1948, un mes después de la fundación del nuevo país.

La convocatoria del Gobierno Provisional arrojó 450 propuestas presentadas por 164 solicitantes. Uno por uno, todos fueron rechazados por el comité establecido a tal efecto. Un segundo anuncio publicado solicitó más presentaciones.

Las siguientes fueron algunas de las propuestas, algunas bastante coloridas, rechazadas por la Comisión para Seleccionar el Emblema Nacional.

“Paz sobre Israel” en hebreo y los nombres de las 12 tribus

“Israel” en el texto en hebreo en la parte inferior.

En la segunda ronda, el emblema propuesto por Gavriel y Maxim Shamir del Estudio Hermanos Shamir se llevó el el concurso. La combinación de cinco elementos en la propuesta de los hermanos Shamir convenció a los miembros de la comisión de que habían encontrado un ganador. La Menorá y las estrellas aparecieron según lo requerido por la licitación. Los hermanos Shamir agregaron tres elementos adicionales: las ramas de olivo, el escudo heráldico y los colores.

Uno de los primeros bocetos propuestos por los hermanos Shamir a la comisión para seleccionar el emblema nacional.

Eligieron diseñar la Menorá de una manera moderna. “Nuestra intención era crear un símbolo moderno y renunciar al elemento tradicional”, revelaron en una entrevista al periódico Maariv. Las ramas de olivo se agregaron cuando los hermanos las encontraron como “la expresión más atractiva del amor a la paz entre el pueblo de Israel”. En la misma entrevista, los hermanos contaron cómo habían estudiado a fondo todos los emblemas de los países del mundo.

En el curso de su investigación descubrieron que ningún país tenía un candelabro en su emblema, pero un país tenía una estrella de seis puntas, como la Estrella de David.

Aunque el diseño había sido aprobado, se pidió a los hermanos Shamir que hicieran algunos cambios en el emblema. En primer lugar, agregar el nombre “Israel”. Segundo, reemplazar la Menorá moderna con la tallada en el Arco de Tito en Roma, que representa la más conocida imagen del saqueo de Jerusalén por los romanos en el año 70 EC. Después de examinar dos versiones preparadas por los hermanos, el comité decidió abandonar las estrellas. La propuesta final se presentó a la comisión el 10 de febrero de 1949 y se aprobó por unanimidad.

Dos días después, el periódico oficial del Gobierno Provisional publicó un anuncio del emblema nacional firmado por el presidente de la comisión, Yosef Sprintzak. Unos meses más tarde, los hermanos Shamir prepararon una versión final del emblema, en la que se adornó la base de la Menorá.

Boceto de la versión final del emblema nacional de 1949, firmado por el primer ministro David Ben-Gurión. Cuando la comisión para seleccionar la bandera y el emblema fue criticada por el largo proceso, Ben-Gurión respondió: “La elección de una bandera y un emblema para el estado no se hace todos los días”.

La presentación del emblema trajo consigo elogios, pero también críticas.

La crítica se centró en el diseño gráfico y la elección de la Menorá del Arco de Tito, que está en desacuerdo con la descripción de la Menorá del templo como se describe en la Biblia. “Aparentemente han estado involucradas manos extranjeras, y no todo está de acuerdo con el texto sagrado”, expresó entonces el Gran Rabino Ashkenazi Yitzjak HaLevi Herzog.