El Dólar perderá terreno si la Fed cede a las presiones del mercado

El dominio del dólar estadounidense llegará a su fin si la Reserva Federal cede ante la presión de los mercados financieros y el presidente Donald Trump y reduce las tasas de interés otros 50 puntos básicos este año, de acuerdo a una encuesta de Reuters.

Si bien el cambio en las expectativas respecto a la política monetaria de la Fed hacia un enfoque expansivo frente la idea de un endurecimiento a principios de año no ha hecho caer al dólar, la última encuesta de 60 analistas aún mostró un panorama más débil para el billete verde.

El banco central estadounidense decidió recortar las tasas la semana pasada pero el dólar se mantuvo firme, impulsado principalmente por los comentarios del presidente de la Fed, Jerome Powell, quien citó los últimos movimientos como “un ajuste de mitad de ciclo”, lo que atenuó las expectativas de una flexibilización agresiva.

Si bien el atractivo del dólar se ha mantenido intacto debido a la sólida demanda de activos denominados en esa moneda, más del 40% de los estrategas que respondieron una pregunta por separado dijeron que un cambio en las expectativas de política de la Fed influiría en el valor de la moneda de ahora en adelante.

Según la herramienta FedWatch de CME, los mercados financieros están descontando al menos dos recortes de 25 puntos básicos en la tasa de la Fed para fin de año. Eso debilitaría significativamente al billete verde, según la mayoría de las respuestas a una pregunta adicional.

“El dólar necesita ser sacudido de su posición como una de las monedas clave de alto rendimiento del G10. Si las tasas evolucionan como los mercados creen en este momento … eso probablemente contribuiría en gran medida a debilitar al dólar”, dijo Adam Cole, jefe de estrategia de FX en RBC.

Si bien el mensaje de Powell es claro de que este no es el comienzo de un ciclo expansivo, Trump presionó reiteradamente al banco central y lo criticó por no reducir las tasas de manera más agresiva.

La Fed, que quiere afirmar su independencia, está preocupada por datos económicos que aún no respaldan una relajación agresiva. Al mismo tiempo, los temores por una extensión de la guerra comercial entre Estados Unidos y China justificaron la acción en la reunión de julio y desde entonces se han intensificado considerablemente.

“Estamos viendo una Reserva Federal que está bajo una presión política extrema. Si bien Powell continúa defendiéndose de eso en público, todavía es una situación bastante insoportable”, dijo Jeremy Stretch, jefe de estrategia de tipo de cambio G10 en CIBC.

Los mercados “probablemente necesitarían ver a la Fed siendo mucho más agresiva bajo la presión de la Casa Blanca para permitir un dólar más barato”, agregó.

Muchos otros bancos centrales están flexibilizando su política monetaria, o al menos insinuando hacerlo, y en algunos casos, como el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda el miércoles, definiendo movimientos mayores a lo esperado.

Eso invalida el argumento sobre los diferenciales de tasas de interés al menos hasta que la Fed cumpla con las expectativas, dijo Eric Theoret, estratega cambiario de Scotiabank, quien argumenta que las monedas están siendo impulsadas más por la confianza o la aversión al riesgo que por los fundamentos económicos.

La mayoría de las principales monedas del mundo han perdido terreno frente al dólar este año, al contrario de lo que los analistas han estado prediciendo en las encuestas de Reuters.

Los analistas prevén que el euro, que ha bajado más del 2% este año, se valorice un 3% en 12 meses para negociarse a 1,15 dólares.

 

fuente:voanoticias