El controversial sistema israelí que avisa a los civiles de sus bombardeos

Ataques sobre GazaIsrael lanza una serie de alertas antes de los ataques.

La muerte el martes de ocho civiles palestinos -miembros de una misma familia- en Khan Yunis, en la Franja de Gaza durante un bombardeo israelí, fue descrita como un error por una investigación preliminar realizada por la Fuerza de Defensa Israelí el día después de la tragedia.

Más de 90 palestinos han muerto en Gaza desde que comenzó la controversial ofensiva israelí el martes, según autoridades palestinas.

No ha habido informe de muertes en Israel.

Las autoridades israelíes aseguran que el ejército había puesto en marcha su sistema de advertencia para que los residentes de la casa que iba a ser bombardeada en Gaza abandonaran el lugar.

La familia se marchó al recibir la alarma, pero regresó demasiado pronto y el piloto israelí no pudo desviar la munición que ya había disparado, indicaron las autoridades de ese país.

Los ocho parientes de Odeh Kaware, supuesto líder de Hamas que era blanco del ataque israelí, fallecieron.

Pero el ejército israelí asegura que sus alertas han evitado muchas otras víctimas mortales.

¿En qué consiste dicho sistema?

“Llamada sobre el tejado”

En el caso de la familia Kaware, el ejército israelí avisó en primera instancia por teléfono. A continuación, para confirmar el aviso, utilizó lo que se ha calificado como “llamada sobre el tejado”.

Domo de HierroIsrael tiene su propio sistema de defensa antimisil, el llamado Domo de Hierro.

Esta estrategia consiste en el lanzamiento sobre los edificios de un pequeño misil sin cabeza explosiva “o bomba señuelo”. El golpe o impacto del artefacto debe servir como alerta para que los habitantes de la casa evacúen el hogar.

Los Kaware no se resistieron y se marcharon de la casa. Pero al regresar, murieron al ser alcanzados por el bombardeo.

Si bien no es la primera vez que el aviso previo falla, Israel defiende su vigencia y asegura que está evitando numerosas víctimas mortales.

El ejército israelí hizo uso de este procedimiento por primera vez en 2008-2009, durante la operación Plomo Fundido, en la que el 15% de los edificios de la Franja de Gaza fueron destruidos o dañados de alguna manera.

El aviso sobre el tejado evolucionó desde el método de “llamada en la puerta” que consistía en una llamada telefónica a una casa, en la que un mensaje grabado o un operador hablando en árabe, informaba a los habitantes que en unos minutos, el edificio iba a ser destruido.

En ocasiones, teléfonos que habían estado desconectados durante meses por falta de pago eran repentinamente reactivados para que los avisos se pudieran realizar.

Según el ejército israelí, durante los operativos Plomo Fundido y Pilar Defensivo (noviembre de 2012) se hicieron miles de este tipo de llamadas.

Dado que muchos residentes de Gaza no tienen una línea de teléfono fija o celular, un portavoz de la Fuerza de Defensa Israelí (IDF, por sus siglas en inglés) explicó que los expertos legales recomendaron hacer uso de folletos, escritos en árabe, para instar a los palestinos a abandonar sus hogares antes de los ataques.

Parientes de las víctimasEl ejército israelí asegura que avisó a la familia Kaware para que abandonara la casa.

Práctica controvertida

Para Eyal Weizman, director de la organización Forensic Architecture, con sede en Londres, Reino Unido, esta política de aviso no tiene sentido y es consecuencia de una paradoja estructural.

“Por una parte, los israelíes necesitaban aumentar su lista de objetivos, pronto se quedaron sin objetivos gubernamentales y militantes y necesitaban expandirse a zonas civiles. Bajo la presión de las comisiones y monitoreos internacionales, alegan que los ataques están dentro de la ley”, le explicó Weizman al programa de radio de la BBC News Hour.

“Estamos muy preocupados por estas tácticas de advertencia porque, al contrario de contener la violencia, que es el objetivo del derecho internacional, conduce a la muerte de más civiles”

Eyal Weizman, director de Forensic Architecture

Algo que, según Weizman, es absolutamente falso. “Nunca es legal atacar a civiles ni tener como objetivo edificios con civiles.

“Estamos muy preocupados por estas tácticas de advertencia porque, al contrario de contener la violencia, que es el objetivo del derecho internacional, conduce a la muerte de más civiles”, subrayó Weizman.

El problema de este sistema, en opinión de sus detractores, es que las personas no terminan de entender si lo que están recibiendo es una advertencia o un ataque real. Esto en el caso del lanzamiento de misiles sin cabeza explosiva.

“Estas personas están en un contexto de ataques, con bombas cayendo, y la que cae sobre el tejado tienen que entender que es una advertencia”, le dijo Weizman a la BBC, quien relató el caso de una familia en el norte de la Franja de Gaza, la familia Hamad, que fue advertida pero mientras los miembros de la familia debatían si el impacto era una advertencia o una bomba, se produjo el ataque, el edificio fue destruido y 7 miembros de la familia murieron.

Sin embargo, según el gobierno israelí, las víctimas que se producen tras los avisos son responsabilidad de los militantes de Hamas.

Así, las autoridades israelíes sostienen que Hamas conmina a los civiles a subir a los tejados una vez reciben el aviso de un futuro ataque para disuadir a los pilotos israelíes de realizar el ataque.

El gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu reconoce que el sistema de aviso no es perfecto, pero sí lo considera altamente eficaz.

Material gráfico de la IDF muestra la huida de civiles de zonas que fueron marcadas como objetivo de ataques aéreos, como resultado directo de las advertencias.

El ejército israelí considera que atacar casas o instalaciones que se usan para almacenar armas cuando se ha dado suficiente aviso a los residentes entra dentro de los límites del derecho internacional y es legítimo.

Casa destruidaMuchos de los edificios de Gaza han sido objeto de las bombas israelíes.

 

 

Fuente: BBC