El Congreso de EE.UU. evalúa proyectos de ley para tratar crisis en Venezuela

La Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes del Congreso de EE.UU. evaluó tres proyectos relacionados con la crisis actual que vive Venezuela.

Los proyectos de ley, presentados por los senadores demócratas Debbie Mucarsel-Powell, Donna Shalala y Debbie Wasserman Shultz, tienen que ver con la restricción de armas, la influencia rusa en Venezuela y la asistencia humanitaria para venezolanos.

​El primero “prohíbe la exportación de artículos de defensa y materiales de control de delitos de Estados Unidos a las fábricas de seguridad controladas por Maduro en Venezuela”.

Este proyecto de ley amplía la definición de arma incluyendo artículos que se utilizan para el control de delitos como el gas lacrimógeno y los equipos antidisturbios.

El segundo, la Ley de mitigación de amenazas ruso-venezolana requiere que el “Departamento de Estado, en coordinación con las agencias de inteligencia, proporcione una evaluación de amenazas de la influencia rusa en Venezuela y su impacto en Estados Unidos y nuestros aliados”.

También requiere estrategia, por parte de EE.UU. para contrarrestar esa amenaza.

Finalmente, el tercero, la ley de asistencia humanitaria para los venezolanos de 2019 pide al presidente estadounidense, Donald Trump, que genere una estrategia a largo plazo y proporcione hasta $ 150 millones en ayuda humanitaria y tener presencia ante las Naciones Unidas para que se priorice este tema en la comunidad internacional.

Los proyectos de ley deberán seguir con el proceso y ser sometido a voto en el pleno de la Cámara de Representantes y luego en el Senado.

¿Cómo se aprueban las leyes en EE.UU.?

¿Cómo se aprueban las leyes en EE.UU.?

El sistema legislativo de Estados Unidos es bicameral por lo que la propuesta de proyectos de leyes comienza lo mismo en el Senado que en la Cámara de Representantes, dependiendo de si lo presenta un senador y un representante.

“Todos los poderes legislativos otorgados en la presente Constitución corresponderán a un Congreso de Estados Unidos, que se compondrá de un Senado y una Cámara de Representantes”, indica el texto de la Constitución estadounidense de 1787 en su Artículo Uno.

Cuando el proyecto de ley se inicia en la Cámara de Representantes, -ahora de mayoría demócrata-, se coloca en una caja de madera conocida como “the hopper”.

Una vez ahí se le asigna un número legislativo antes de que la presidencia de la Cámara de Representantes, liderada en este momento por Nancy Pelosi, lo envíe a uno de los comités de esa instancia.

Los representantes o senadores encargados de impulsar el proyecto de ley se reúnen en pequeños grupos para estudiar, intercambiar opiniones, hacer cambios o reescribir el proyecto en cuestión.

Luego votan para aceptar o rechazar el documento y los cambios antes de devolverlo a la Cámara de Representantes o al Senado para el debate general. Si es aprobado por la mayoría, se envía a una u otra cámara del Congreso para pasar por un proceso similar que incluye debate, posibles modificaciones y votación.

Al presidente de Estados Unidos, -encargado de firmar o no para que se convierta en ley (Act en inglés)-, debe llegar una versión final en que concuerden ambas versiones (del Senado y de la Cámara de Representantes).

¿Cómo se vota?

Para votar, la Cámara de Representantes usa un sistema de voto electrónico.

El Senado, por su lado, vota a viva voz: “yay” (sí) o “nay” (no).

La Constitución indica que la votación de ambas cámaras será nominal y los nombres de las personas que voten en pro o en contra del proyecto se asentarán en el diario de la instancia que corresponda.

¿Qué ocurre cuando el proyecto llega al presidente?

El presidente de Estados Unidos tiene la potestad de:

1.-Aprobar y firmar el proyecto de ley y convertirlo así en ley.

2.-Vetar el proyecto. Al rechazarlo, este regresa al Congreso con los motivos por los que fue vetado. Pero el Congreso puede anular el veto si tiene el apoyo de 2/3 partes de los congresistas presentes en ambas cámaras. De ocurrir, el proyecto se convierte en ley pese al veto presidencial.

3.-Determinar no hacer nada. Si el Congreso está en sesión, tras 10 días de no recibir una respuesta del presidente, el proyecto se transforma automáticamente en ley.

4.-Hacer un veto “de bolsillo” (“Pocket veto”), que consiste en que si el Congreso no está en sesión dentro de los 10 días posteriores a que le fuera enviado el proyecto de ley, el presidente puede optar por no firmarlo y por tanto no convertirlo en ley.

 

 

fuente:voanoticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com