EE.UU. anunció contribuirá 500 mil dólares para restaurar la tumba del profeta bíblico Nahum

EE.UU. anunció este viernes que contribuirá con unos 500 mil dólares para ayudar a restaurar la que se cree es la tumba del profeta bíblico Nahum en la ciudad de Alqosh en el norte de Irak.

“El encargado de negocios Joey Hood y el cónsul general Steve Fagin visitaron la Tumba de Nahum, un sitio de gran importancia cultural para los judíos, cristianos y musulmanes de la región”, anunció el Consulado General de los Estados Unidos en Erbil.

“El encargado anunció 500,000 dólares adicionales en fondos del gobierno de EE.UU.para ayudar a preservar el sitio histórico. Este proyecto ayuda a salvaguardar la historia, revitalizar la economía local y atraer turistas al área”, agrega el comunicado de la dependencia.

Nahum fue un profeta menor que escribió sobre el fin del Imperio asirio y su ciudad capital, Nínive.

La estructura de 1,500 años de antigüedad fue durante siglos el lugar de una importante peregrinación judía cada año durante la festividad de Shavuot.

Cuando la mayoría de los judíos del país árabe inmigraron hacia Israel en 1951, la tumba quedó en manos de una familia cristiana caldea que luchó por mantenerla.

Sin embargo, la aparición de ISIS y su expansión territorial a lo largo del norte de Iraq a partir de 2014 prendió las luces de alerta sobre la tumba de Nahum, debido a la campaña que destrucción y saqueo que la organización llevó a cabo contra el patrimonio cultural del país que consideraba ajeno al Islam.

Afortunadamente y gracias a las fuerzas militares kurdas de la región, la aldea de Alqosh nunca logró caer en manos de ISIS pese a su relativa cercanía a Mosul, ciudad que sirvió de importante centro logístico y militar para el grupo terrorista, que finalmente perdió todo territorio en Iraq y Siria el pasado mes de marzo.

En 2016, Sherzan Omer, representante de los judíos kurdos en el Ministerio de Donaciones y Asuntos Religiosos en el Gobierno Regional del Kurdistán, dijo que la tumba estaba en condiciones extremas.

En un comunicado, Omer dijo que su equipo “investigó la estructura del edificio, consultó a expertos, ingenieros y arquitectos, e informaron que el edificio podría desmoronarse completamente en un par de meses”.

“Este sitio no solo pertenece a los judíos. Es parte de la historia de la humanidad, por lo tanto, resguardar el sitio es responsabilidad de todos”, dijo Sherzad.

A inicios del año pasado, una organización norteamericana envío un equipo de ingenieros para que evaluaran la estructura e impidieran su colapso.