Donald Trump visita planta de Boeing en medio de trabas sindicales

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visitó este viernes la fábrica de aviones Boeing en Carolina del Sur, pocos días después de que los trabajadores rechazaran la oferta de la creación de una Asociación Internacional de Maquinistas y Trabajadores Aeroespaciales.

El mandatario dijo en un mensaje de Twitter “Voy a Charleston, Carolina del Sur, para pasar tiempo con Boeing y hablar de trabajos! Espero”.

Durante las declaraciones a los empleados de Boeing, el presidente dijo que las empresas que despiden a trabajadores estadounidenses y se trasladan al extranjero “pagarán una fuerte sanción”.

Trump también dijo que el ejército estadounidense está buscando “una gran orden de F-18 Super Hornets”.

La visita de Trump, la primera de un presidente en funciones a la instalación, coincidirá con el debut del Boeing 787-10 Dreamliner, un avión construido para transportar 330 pasajeros con un alcance de 6.500 millas náuticas.

Boeing anunció que Singapore Airlines se había comprometido a comprar 10 de los enormes aeroplanos, con capacidad para más de 300 pasajeros.

Trump, quien hizo campaña prometiendo impulsar los trabajos manufactureros en Estados Unidos, fue específicamente crítico de Boeing en una visita de campaña a Carolina del Sur, y después de su elección por el costo de un nuevo avión presidencial conocido como Air Force One.

Sindicato

Tres mil de los trabajadores que construyeron los “Dreamliner” en la instalación de Carolina del Sur, fueron elegidos para unirse al sindicato, pero tres cuartas partes de ellos votaron en contra, perjudicando la larga y dura campaña que los organizadores sindicales hicieron en la compañía.

Los trabajadores ensamblan el Boeing 787 Dreamliners en la planta de montaje masiva de la compañía en North Charleston, S.C.

Los trabajadores ensamblan el Boeing 787 Dreamliners en la planta de montaje masiva de la compañía en North Charleston, S.C.

Trabajadores, directivas y sindicato se acusan de mentiras, causando distorsiones en una campaña que ha llegado hasta la televisión, redes sociales y en el lugar de trabajo.

Joan Robinson-Berry, vicepresidente y gerente general de Boeing South Carolina, escribió que los trabajadores de Boeing “seguirán avanzando como un equipo” y tienen “un futuro brillante”.

El dirigente sindical Mike Evans expresó su decepción porque los trabajadores “seguirán trabajando bajo un sistema que suprime los salarios, fomenta la inconsistencia y recompensa sólo a unos pocos elegidos”.

La estrategia de la Unión

Una experta en relaciones laborales de la Universidad de Cornell, Kate Bronfenbrenner, dijo que su investigación demostró “que la unión o la victoria depende más de la estrategia del sindicato”.

Dijeron que la mayoría de las compañías son similares, generalmente pasos muy duros en su lucha para evitar la sindicación.

Trabajadores de Boeing se toman fotos mientras esperan con otros para que el presidente Donald Trump hable este 17 de febrero de 2017 en el edificio final de Boeing South Carolina en North Charleston.

Trabajadores de Boeing se toman fotos mientras esperan con otros para que el presidente Donald Trump hable este 17 de febrero de 2017 en el edificio final de Boeing South Carolina en North Charleston.

Los maquinistas, dijo Bronfenbrenner, necesitaban una “campaña general” que estuviera “realmente bien organizada” para ganar.

Carolina del Sur tiene el nivel más bajo de representación sindical en la nación, con 1,6 por ciento.

Funcionarios estatales dicen que las empresas tienen más probabilidades de traer empleos a un área donde las empresas no tienen que lidiar con los sindicatos.

fuente:voanoticias

Radio World Powered By : radioworld.com