Donald Trump dice que necesita tratar con los líderes demócratas para terminar el cierre

El presidente Donald Trump expresó pocas esperanzas el domingo de que otra ronda de conversaciones entre los principales asesores y el personal del Congreso produciría un progreso significativo para el cierre parcial del gobierno, que parecen socavar a su equipo al decir que necesitaba tratar directamente con los líderes demócratas.

“En última instancia, será resuelto por los directivos”, dijo Trump a los periodistas en la Casa Blanca antes de ir a las reuniones con su personal en Camp David mientras el cierre se dirige a su tercera semana. Una segunda ronda de discusiones entre los funcionarios de la administración y los asesores del Capitolio estaba programada para el domingo por la tarde.

“No espero que suceda nada en esa reunión”, dijo Trump sobre las conversaciones dirigidas por el vicepresidente Mike Pence. “Pero creo que vamos a tener conversaciones muy serias el lunes, martes y miércoles”.

El presidente sugirió que él, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, podrían resolver el impasse sobre el dinero para un muro fronterizo entre México y Estados Unidos “en 20 minutos, si lo desean. Si no lo desean, esto va a seguir por mucho tiempo”.

Con Trump insistiendo en 5.600 millones de dólares para el muro y los demócratas decididos a decir que no aceptarán, Trump reafirmó que consideraría declarar una emergencia nacional en un esfuerzo por eludir al Congreso y gastar dinero cuando lo considere oportuno. Tal movimiento parece seguro que generará desafíos legales.

Trump también afirmó que entiende la difícil situación de los cientos de miles de trabajadores federales que no están recibiendo salario, aunque reconoció que tendrán que “hacer ajustes” para lidiar con el déficit causado por el cierre. La víspera, el presidente tuiteó que no le importaba que “la mayoría de los trabajadores que no cobran son demócratas”.

Dijo que planeaba llamar a los jefes de las compañías de acero estadounidenses con la esperanza de encontrar un nuevo diseño para la barrera que sostiene que debe construirse a lo largo de la frontera sur. Trump había prometido previamente un muro de hormigón, pero ahora dice que podría estar hecho de listones de acero. Su administración ya ha gastado millones construyendo prototipos de muros cerca de la frontera en San Diego.

Trump inició el día igual que la víspera, tuiteando sobre el muro y utilizando citas del expresidente Barack Obama, cuyo nombre escribió con una ‘r’ demás, y de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton sobre el problema de la inmigración ilegal en la frontera, para criticar a los legisladores demócratas en el Congreso que se niegan a aprobar los fondos que ha pedido para la construcción del muro.

“Simplemente no podemos permitir que la gente cruce la frontera sin ser detectados, sin documentos, sin revisión”…Barack Obama, (en)2005. Yo voté, cuando era senadora, para construir una barrera para tratar de evitar que inmigrantes indocumentados entren…” Hillary Clinton, 2015″.

“…. ¡La única razón por la que no quieren construir un Muro es que los Muros funcionan! El 99% de nuestros cruces fronterizos ilegales terminarán, el crimen en nuestro país disminuirá y ¡ahorraremos miles de millones de dólares al año! ¡Un Muro adecuadamente planificado y construido se pagará solo muchas veces al año!”.

Luego de la sesión de más de dos horas el sábado con los negociadores de la Casa Blanca, los demócratas concordaron en que hubo poco avance, y prometieron que no asistirían a las conversaciones del domingo si no hay una clara opción de avance hacia una apertura del gobierno y detalles escritos del Departamento de Seguridad Nacional sobre sus necesidades presupuestarias, en otras palabras, cómo se planea utilizar los fondos para la seguridad fronteriza.

Los negociadores de la administración, encabezados por el vicepresidente Mike Pence, dijeron que los fondos no se discutieron en profundidad, pero que la administración tenía claro que necesitaban fondos para un muro y que querían resolver el cierre de una vez.

El jefe de despacho interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, en una entrevista con el programa “State of the Union” de CNN, acusó a los demócratas de estar allí para “paralizar”. Demócratas con conocimiento de la reunión del sábado dijeron que la posición de la administración era “insostenible”.

La reunión del sábado incluyó una sesión informativa sobre seguridad fronteriza a cargo de la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen.

Con las conversaciones estancadas, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció que los demócratas de la Cámara planean comenzar a aprobar facturas individuales para reabrir los departamentos cerrados, comenzando con el Tesoro para garantizar que los estadounidenses reciban sus reembolsos de impuestos.

“Mientras el presidente Trump amenaza con mantener al gobierno cerrado por ‘años’, los demócratas están tomando medidas inmediatas para reabrir el gobierno, a fin de que podamos satisfacer las necesidades del pueblo estadounidense, proteger nuestras fronteras y respetar a nuestros trabajadores”, dijo Pelosi.

En una entrevista con “Meet the Press” de NBC, el domingo, Mulvaney argumentó que la administración estaba dispuesta a negociar. Dijo que Trump estaba dispuesto a renunciar a un muro de concreto por acero u otros materiales.

“Si tiene que abandonar un muro de concreto, reemplácelo con una valla de acero, de modo que los demócratas puedan decir: ‘¿Ves? Ya no está construyendo un muro’, eso debería ayudarnos a avanzar en la dirección correcta”, dijo Mulvaney.

El presidente ya ha sugerido que su definición del muro es flexible, en referencia a los listones y otras “cosas de la frontera”. Pero los demócratas han dejado claro que consideran que un muro es inmoral e ineficaz y prefieren otros tipos de seguridad fronteriza financiados en niveles ya acordados.

Trump hizo campaña con la promesa de que México pagaría por el muro, pero México se ha negado. Ahora el presidente está exigiendo que el Congreso financie el muro.

El senador demócrata por Maryland, Chris Van Hollen, dijo en el discurso de radio semanal de su partido que el cierre “es parte de un patrón más amplio de un presidente que pone sus caprichos personales y su esfuerzo por anotar puntos políticos ante las necesidades del pueblo estadounidense. … Está apuntando con el dedo a todos menos a él mismo “.

Una encuesta de opinión de Reuters/Ipsos, muestra que 50 por ciento del público culpa al presidente Trump por el cierre, 7 por ciento dice que los republicanos son culpables, mientras que un 32 por ciento culpa a los demócratas.

FUENTE:VOA


HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com