Día del Recuerdo del Holocausto

Dos sobrevivientes cuyas fascinantes historias sirven como recordatorio de los horrores del pasado y la esperanza para el futuro.

Israel y los judíos de todo el mundo conmemoran el jueves el Día del Recuerdo del Holocausto y, a medida que el Holocausto se vuelve cada vez más distante en el tiempo, es más importante que nunca mantener vivos los recuerdos de los que experimentaron y los que sobrevivieron.

The Jerusalem Post habló con dos sobrevivientes, cuyas historias sirven como recordatorio de los horrores del pasado y la esperanza para el futuro.

Gavi Gonen. (Credito de la foto: Peer Levin Communications)

De Auschwitz a un kibutz
Gavi Gonen (Gross) nació en 1929 de Emilia y Ludwig Gross, en Kosice, entonces parte de Checoslovaquia. Cuando los nazis invadieron la zona en 1944, que hasta entonces estaba bajo control húngaro, el destino de los 12.000 judíos de Kosice era inevitable. Gavi fue trasladado con sus padres y su hermana, y el resto de los judíos locales al gueto de Kosice y desde allí, en el verano de 1944, fueron enviados en un vagón de ganado abarrotado a Auschwitz-Birkenau.

“Fue un viaje de cuatro días y cuatro noches, con 80 o 90 personas en un vagón de ganado, sin agua. No había espacio para sentarse, así que estuvimos de pie todo el tiempo. Y luego llegamos a Auschwitz”.

“Estaba con mis padres, mi abuela, mi hermana y otros familiares cercanos. Fui seleccionado con mi hermana y los prisioneros veteranos me preguntaron si sabía hablar eslovaco o húngaro y me pusieron en la fila para trabajar, la primera vez que me salvaron la vida”.

“De mayo a agosto de 1944, los crematorios atendieron a unos 300.000 judíos que llegaron de Hungría y Theresienstadt. Sabes lo que está pasando ahí. Lo ves. Lo oyes. Vives allí”, dijo Gavi al Post.

“El sentido del olfato, el olor a cuerpos quemados. El sentido del sonido, la gente gritando, los gritos que oíste. El sentido de la vista, las cosas que viste. Todos los sentidos. Olías. Oías. Veías”.

En enero de 1945, cuando las fuerzas soviéticas se acercaban a Auschwitz, Gavi fue enviado en una marcha de la muerte a Buchenwald, donde permaneció hasta abril de 1945. Gavi fue nuevamente subido a un tren a Theresienstadt, donde permaneció hasta el final de la guerra.

“Regresé a casa aunque sabía que nadie estaría allí. Sin padres, sin hermana, sin abuelos”.

Después de la guerra, Gavi se unió a un programa de formación pionero con el movimiento juvenil HaShomer Hatzair y emigró a Israel ilegalmente, a través de Bélgica.

Su barco fue capturado por los británicos y lo detuvieron en el campo de detención de Atlit. Después de la liberación en septiembre de 1946, Gavi finalmente se unió a su grupo de jóvenes en el Kibutz Nir David.

Durante la Guerra de la Independencia, luchó en el Palmaj, y después de la guerra se unió a amigos que había conocido de Eslovaquia y juntos se trasladaron al Kibutz Baram, cerca de la frontera con Líbano.

Gavi es filosófico sobre los dos períodos distintos de su vida, divididos entre los horrores del Holocausto. “Nuestras vidas comienzan en 1949, vinimos aquí, un grupo de checos, rumanos, israelíes, y decidimos que podemos vivir todos juntos aquí, nunca pedimos nada por lo que pasamos. Lo hicimos todo solos”.

Hoy, Gavi es un feliz abuelo de 92 años con tres hijas, seis nietos y una bisnieta.

“Vivo en un kibutz que elegí, que fundé, que construí. Tengo familia, tengo hijos, tengo mi vida aquí. Sé que elegí bien”.

Dalia Gavish. (Credito de la foto: Peer Levin Communications)

Una sabra atrapada en la Europa nazi
La historia de Dalia Gavish es quizás una de las historias del Holocausto más inusuales. A diferencia de la mayoría de los sobrevivientes, Dalia no era de Europa Central ni del Este, sino que nació en Haifa en 1937. Sus padres eran originarios de Tarnow, Polonia, y sus abuelos y su familia extendida permanecieron allí.

A principios del verano de 1939 viajó con su madre a ver a su familia en Polonia para que su madre pudiera recibir tratamiento médico. Su padre permaneció en Haifa, pero tres meses después estalló la guerra y las dos quedaron atrapadas en Europa del Este cuando los nazis invadieron.

“El plan era que durante la hospitalización yo, una niña de dos años, estaría con mis abuelos. En mayo de 1939 llegamos a Polonia, inocentes e inconscientes del inminente horror”, dijo Dalia al Post.

“Se suponía que solo íbamos a estar allí durante tres meses, y luego estalló la guerra en septiembre”.

Perdieron todo contacto con el padre de Dalia y durante seis años él no supo qué había sucedido con su esposa y su hija.

Fueron internadas en el gueto de Tarnow con unas 40.000 personas más, tiempo durante el cual sufrieron una grave hambruna y sobrevivieron a varias selecciones de los nazis.

“Todos los días mi madre tenía que ir a trabajar y, como no confiaba en nadie, me llevaba con ella”, dijo Dalia al Post. “Una conocida de mi madre me envolvía en su abrigo para que no me descubrieran, y salíamos del gueto y caminábamos hacia el lado ario. Me condujeron a un gran salón que en realidad era una fábrica para hacer uniformes alemanes, y allí me cubrían. Mi madre se sentaba no lejos de mí y cosía, y solo en retrospectiva, cuando me convertí en madre, comprendí sus sentimientos. El miedo a que la niña de cuatro años estornudara y llegara un inspector y se llevara a su hija a la muerte”.

Una imagen vívida que sobresale en la mente de Dalia es la de los uniformes alemanes que veía todos los días. “Aunque era niña y no entendía todo, hasta el día de hoy recuerdo el miedo que sentía cada vez que veía el uniforme. Sobre todo los uniformes negros, los que tienen calaveras.

“También recuerdo la primera vez que sentí hambre. Tenía mucha hambre”. Después de la liquidación del gueto de Tarnow en septiembre de 1943, Dalia y su madre fueron trasladadas de un campo a otro y pasaron un tiempo en Bergen-Belsen. Las pusieron en libertad en mayo de 1945 e intentaron regresar a Israel.

“Abordamos un barco y en septiembre de 1945, en vísperas de Rosh Hashaná, llegamos al puerto de Haifa”, dijo Dalia. “Mi padre nos estaba esperando en el puerto, nos recogió en su casa y comencé a vivir de nuevo, libre”.

Dalia ahora tiene un hijo y dos hijas, diez nietos y dos bisnietos, y es una de los muchos sobrevivientes cuyo testimonio está registrado en el museo Casa de los Luchadores del Gueto en Galilea.

Como Gavi, su supervivencia ha asegurado la existencia de futuras generaciones de israelíes y judíos, y eso, como ella dice, es la victoria final: haber sobrevivido y ser testigo del futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *