Cuelgan efigie de Nasrallah en protesta por explosión en Beirut y toman edificio del Ministerio de Exteriores en la capital del Líbano

La policía disparó gas lacrimógeno y se enfrentó con manifestantes en la capital del Líbano el sábado al comienzo de una protesta planificada por la explosión masiva de esta semana que devastó gran parte de la capital y mató a casi 160 personas. Decenas de personas seguían desaparecidas y se cuentan alrededor de 5.000 heridos, reportó el Times of Israel hoy.

Miles de personas llegaron a la plaza principal de Beirut, donde habían colocado cuerdas simbólicas para colgar a efigies de los políticos de cuya corrupción y negligencia culpan por la explosión del martes en el puerto de Beirut. Entre las efigies colgadas por los manifestantes estaban las del presidente Michel Aoun y de Hassan Nasrallah, líder del grupo terrorista Hezbollah, un agente clave en la política libanesa.

“Renuncia o ahorcamiento”, decía una pancarta sostenida por manifestantes, que también planeaban realizar un funeral simbólico por los muertos. Varios manifestantes corearon “Hezbollah es una organización terrorista”, según imágenes de video.

Según la versión oficial, la enorme explosión fue causada por miles de toneladas de nitrato de amonio almacenadas incorrectamente en el puerto durante más de seis años, aparentemente provocadas por un incendio. Fue la explosión más grande en la historia del Líbano y causó daños estimados en $ 10 mil millones a $ 15 mil millones, según el gobernador de Beirut. También dejó a cientos de miles de personas sin hogar.

La protesta del sábado fue la primera manifestación significativa desde la explosión y los organizadores planearon realizar un funeral simbólico por los muertos. Sin embargo, a medida que avanzaba la protesta, pequeños grupos de jóvenes comenzaron a arrojar piedras a las fuerzas de seguridad. Cerca del parlamento, la policía antidisturbios lanzó gases lacrimógenos contra los manifestantes que arrojaron piedras y trataron de saltar las barreras que cierran la carretera que conduce a la legislatura. Posteriormente, los manifestantes prendieron fuego a un camión que estaba fortificando barreras en una carretera que conduce al parlamento.

Según Al-Arabiya, un miembro de las fuerzas de seguridad libanesas murió durante los enfrentamientos. La Cruz Roja Libanesa dijo que 142 resultaron heridos, 32 de los cuales fueron trasladados a hospitales locales y el resto fue tratado en el lugar.

Mientras estallaban las refriegas, un grupo de manifestantes encabezados por oficiales retirados del ejército libanés irrumpieron en el Ministerio de Relaciones Exteriores en el centro de Beirut y lo declararon el “cuartel general de la revolución”. La toma del recinto se transmitió en vivo por la televisión local.

El oficial retirado del ejército, Sami Ramah, leyó una declaración en los escalones del edificio después de que decenas de manifestantes entraran al edificio. “Esta autoridad debe dimitir”, dijo.

Los manifestantes izaron banderas con la imagen de un puño que ha llegado a simbolizar las protestas antigubernamentales a nivel nacional.

Algunos de los casi 200 manifestantes entraron al edificio y quemaron algunos documentos y fotografías de Aoun. No está claro cuáles eran los documentos.

La Cruz Roja Libanesa dijo que 109 personas resultaron heridas durante las protestas, incluidas 22 que fueron trasladadas a hospitales locales.

La reunión en la Plaza de los Mártires y frente al edificio del parlamento y la sede del gobierno se produjo en medio de la ira popular contra el liderazgo político del Líbano. Se culpa a la clase dominante del país, compuesta en su mayoría por ex líderes de la era de la guerra civil, por la corrupción generalizada, la incompetencia y la mala gestión que contribuyeron a la explosión del martes.

El ejército emitió un comunicado recordando a los manifestantes que actúen de forma pacífica y se abstengan de cerrar carreteras o atacar propiedad pública o privada. La policía también emitió un comunicado después de que las protestas comenzaran a instar a la gente a actuar “de una manera civilizada lejos de la violencia”.

La protesta se produjo cuando altos funcionarios de Oriente Medio y Europa llegaron al Líbano, en una muestra de solidaridad con el pequeño país que todavía está en estado de shock después de la explosión del martes.

El Líbano está sumido en su peor crisis económica y financiera en décadas.

En una muestra de enojo, el presidente del partido de oposición cristiana Kataeb dijo que sus tres legisladores han decidido renunciar al Parlamento por el “desastre” de esta semana. Sami Gemayel pidió a todos los miembros “honorables” del parlamento que renuncien y trabajen por el “nacimiento de un nuevo Líbano”.

Un alto funcionario del partido Kataeb murió en la explosión. También murieron 43 sirios, dijo la embajada del país en Beirut. El Líbano es el hogar de alrededor de 1 millón de refugiados sirios.

El Ministerio de Relaciones Exteriores holandés dijo el sábado que Hedwig Waltmans-Molier, la esposa del embajador de Holanda en el Líbano, también murió a causa de las heridas sufridas en la explosión del martes.

Los documentos que surgieron después de la explosión mostraron que durante años se había advertido repetidamente a los funcionarios que la presencia de 2.750 toneladas de nitrato de amonio en el puerto representaba un grave peligro, pero nadie actuó para eliminarlo. Los funcionarios se culpan mutuamente desde la explosión y 19 personas han sido detenidas, incluido el jefe del puerto, el jefe del departamento de aduanas del Líbano y su predecesor.

Ofrecen apoyo EE.UU., Liga Árabe, Consejo Europeo, Turquía y Francia

“Apoyaremos al Líbano por todos los medios disponibles”, dijo a los periodistas Ahmed Aboul Gheit, secretario general de la Liga Árabe de 22 miembros, después de reunirse con Aoun el sábado por la mañana. Aboul Gheit dijo que participará en una conferencia de donantes para el Líbano en Francia el domingo y transmitirá las demandas del Líbano a la comunidad internacional.

Más tarde, el sábado, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, llegó a Beirut para una breve visita. El vicepresidente de Turquía y el ministro de Relaciones Exteriores del país llegaron el sábado por la mañana y se reunieron con Aoun, diciendo que Ankara estaba lista para ayudar a reconstruir el puerto de Beirut y evacuar a algunos de los heridos del Líbano a Turquía para recibir tratamiento.

En el lugar de la explosión en el puerto de Beirut, los rescatistas seguían buscando a decenas de personas desaparecidas desde el martes. También se vieron bulldozers quitando escombros cerca de los silos de granos gigantes que todavía están parcialmente en pie.

La ayuda internacional ha estado fluyendo al Líbano durante días y se han establecido varios hospitales de campaña alrededor de Beirut para ayudar a tratar a los heridos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el viernes que había hablado por teléfono con Aoun y con el presidente francés, Emmanuel Macron, quien realizó una breve visita al Líbano el jueves. Trump no mencionó la investigación, pero señaló que se estaban enviando suministros médicos, alimentos y agua desde Estados Unidos,además de socorristas, técnicos, médicos y enfermeras.

El nitrato de amonio, una sustancia química utilizada en fertilizantes y explosivos, llegó en un buque de carga llamado MV Rhosus que viajaba desde Georgia (país) a Mozambique en 2013. Hizo un desvío no programado a Beirut mientras el armador ruso estaba luchando con sus deudas y esperaba ganar algo de dinero extra en el Líbano. Incapaz de pagar las tasas portuarias y como, según los informes, su barco tenía fugas, este último fue incautado.

En 2014, el material se sacó del barco y se colocó en un almacén en el puerto, donde permaneció hasta la explosión.