Cruz Roja solicita recursos para los afectados por Eta en Centroamérica

Más de 200 personas perecieron durante el paso por Centroamérica del Huracán Eta. Pero el rastro de destrucción ha dejado desoladas numerosas comunidades que ya sufrían de numerosas vulnerabilidades.

GINEBRA, SUIZA – La Federación Internacional de la Cruz Roja busca recaudar unos 22 millones de dólares para ayudar a unas 75.000 personas severamente afectadas por el paso del huracán Eta, que dejó un rastro de devastación en Centroamérica, afectando a siete países.

El paso del huracán Eta se está convirtiendo en una crisis humanitaria de grandes proporciones en Centroamérica. Más de 2,5 millones de personas desde Panamá hasta Belice fueron afectadas. Los impactos más serios se sintieron en Honduras, Nicaragua y Guatemala.

La Federación Internacional de la Cruz Roja dijo que Honduras fue el país más afectado con 1,7 millones de personas, o un 2% de su población afectada. El portavoz de la Cruz Roja, Matthew Cochrane, dijo que mujeres, niños y miembros de comunidades indígenas y afroamericanas que perdieron todo están entre los más vulnerables.

“Estas son áreas que ya estaban golpeadas por el covid y sus repercusiones económicas”, dijo Cochrane. “Y, obviamente estas son áreas que eran sede de vulnerabilidades existentes. Algunos de los países afectados escenarios de algunas de las inequidades económicas más grandes en el mundo, así como de altas tasas de delincuencia y violencia”.

Cochrane dijo que misiones de inspección para conocer el verdadero alcance de las necesidades siguen haciendo su trabajo en Nicaragua y Honduras. En declaraciones a la Voz de América, señaló que uno de los más grandes retos tras un desastre como este es tener acceso a áreas aisladas por las inundaciones y los deslaves.

“Sabemos que los sistemas de agua potable han sido arrastrados por las corrientes o están completamente inundados. Sabemos que los sistemas de salud también han sido golpeados. Aún no hemos tenido reportes de brotes de enfermedades. Eso no significa que no haya brotes en muchas de las áreas a las que aún no hemos logrado llegar”, señaló.

Cochrane dice se deben tomar medidas para prevenir un brote de enfermedades que prosperan en ambientes llenos de aguas estancadas.

En los próximos 18 meses, la Cruz Roja dice que su operación en varios países se enfocará en reconstruir y reparar refugios, mejorar el acceso a agua potable, higiene, aguas residuales y atender las necesidades de salud. Otras áreas críticas incluyen la lucha contra el COVID-19 y los programas de prevención y apoyo para necesidades de salud mental para las muchas víctimas traumatizadas del desastre.