COVID-19 puede causar ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares

El coronavirus puede causar complicaciones cardiovasculares graves, como insuficiencia cardíaca, ataques cardíacos, coágulos de sangre y derrames cerebrales, incluso puede interferir con los medicamentos para el tratamiento del corazón del paciente.

Si bien los síntomas respiratorios del coronavirus son ampliamente conocidos, el virus puede causar complicaciones cardiovasculares que conducen a la muerte o un deterioro duradero, según un nuevo documento de investigación de UVA Health, un sistema de salud académico reconocido a nivel nacional en los EE. UU. por sus centros de cáncer y corazón, publica The Jerusalem Post.

“A medida que ganamos más experiencia con este nuevo patógeno, nos damos cuenta de que su impacto adverso se extiende más allá del sistema respiratorio”, dijo Brady, del Departamento de Medicina de Emergencia de UVA.

El virus puede causar complicaciones cardiovasculares graves, como insuficiencia cardíaca, ataques cardíacos, coágulos sanguíneos y derrames cerebrales. El coronavirus puede incluso interferir con los medicamentos para el corazón existentes del paciente, según un estudio realizado por médicos de medicina de emergencia de UVA Health y publicado por el American Journal of Emergency Medicine.

El nuevo trabajo de investigación de William Brady, MD de UVA Health, y sus colegas, tiene como objetivo servir como guía para los médicos de medicina de emergencia que tratan a pacientes que han tenido o tienen el coronavirus.

“Al escribir este artículo, esperamos aumentar el conocimiento y la conciencia de los médicos de emergencia sobre este nuevo patógeno y su impacto en el sistema cardiovascular”, dijo Brady.

“A medida que encontramos más y más pacientes con enfermedades relacionadas con el coronavirus, estamos aumentando nuestra comprensión de su impacto en el cuerpo en general y en el sistema cardiovascular en particular. La tasa de aprendizaje en esta área es asombrosamente rápida. La información continúa cambiando semanalmente, si no diariamente”, agregó.

En un estudio, señalan los autores, se descubrió que el 24% de los pacientes diagnosticados con el virus sufrían insuficiencia cardíaca aguda al momento del diagnóstico. De los pacientes con insuficiencia cardíaca, casi la mitad no tenía hipertensión arterial o condiciones cardiovasculares preexistentes.

Sin embargo, el documento agrega que no está claro si la insuficiencia cardíaca fue el resultado del virus específicamente, o si los pacientes sufrían afecciones cardíacas no diagnosticadas que fueron exacerbadas por el virus.

El documento agrega que las posibilidades de accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos aumentan en los pacientes que tienen el coronavirus, ya que el virus causa inflamación severa en todo el cuerpo, lo que aumenta el riesgo de que se rompa la placa grasa acumulada en los vasos sanguíneos.

Además, el documento también señala las complicaciones cardiovasculares que podrían tener los tratamientos y medicamentos de coronavirus, haciendo referencia a medicamentos muy publicitados como el medicamento contra la malaria hidroxicloroquina o el medicamento antiviral Remdesivir.

Según el documento, el medicamento contra la malaria tiene interacciones negativas con medicamentos diseñados para regular el ritmo cardíaco tomado por pacientes con afecciones cardiovasculares preexistentes.

Mientras tanto, el medicamento antiviral Remdesivir, el único tratamiento autorizado por la FDA en uso contra el nuevo coronavirus, puede causar presión arterial baja y ritmos cardíacos anormales.