Corea del Sur advierten sobre la segunda ola de COVID-19

El relajamiento del distanciamiento social ha provocado un rebrote significativo de coronavirus en la capital de Corea del Sur, según han alertado las autoridades sanitarias.

Los principales funcionarios de salud de Corea del Sur están advirtiendo que se deben tomar medidas para evitar una segunda ola de COVID-19 en ese país, después de un resurgimiento de infecciones en la región de Seúl, la capital.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur informaron el jueves de 45 nuevos casos. La mayoría de los casos nuevos se han producido en el área metropolitana de Seúl, donde las autoridades sanitarias han luchado por rastrear las transmisiones.

En una conferencia de prensa el miércoles, el director de los CDC, Jung Eun-kyeong, dijo que la reciente cadena de transmisiones consistentes se está extendiendo en Seúl, y si no pueden cortarlas, no pueden descartar un brote masivo. Dijo además que las cadenas de transmisión comenzaron a aparecer después de que el país comenzó a aliviar las restricciones.

Los funcionarios del gobierno se resisten a los llamados a reimponer medidas de distanciamiento social más fuertes por temor a que perjudiquen la ya frágil economía.

Pero los CDC advierten que las transmisiones son cada vez más difíciles de rastrear porque el virus se está propagando de forma rápida e impredecible a medida que las personas aumentan sus actividades y practican menos distanciamiento social.

El alto funcionario del Ministerio de Salud, Yoon Tae-ho, dice que la única forma de detener la cadena de brotes de coronavirus en el área de la capital es el cumplimiento de las normas de prevención y distanciamiento.

Los funcionarios de salud suplicaron al público que vuelvan a usar máscaras, sigan estrictamente las reglas de distanciamiento social y eviten grandes reuniones y otras actividades públicas.