Cientos de manifestantes atacaron la embajada estadounidense en la capital iraquí de Bagdad

Cientos de manifestantes atacaron la embajada estadounidense en la capital iraquí de Bagdad, en protesta contra el ataque de EE.UU. contra un milicia aliada de Irán.

Pese a que el complejo fue cerrado totalmente, algunos de los manifestantes pudieron irrumpir en su interior, comentó un vocero de la embajada a la cadena CNN.

Fuerzas de seguridad iraquíes respondieron con métodos de dispersión en contra de los manifestantes, que prendieron fuego, rompieron ventanas y realizaron pintas.

Videos circulados en redes sociales muestran a los manifestantes durante sus actos contra la embajada.

La mayoría de los manifestantes son parte de las Unidades de Movilización Popular o Hashd Al-Shaabi, una coalición iraquí a la que pertenece la milicia Kataib Hezbolá, atacada por EE.UU.

El ataque de Washington el pasado domingo en contra de las Kataib Hezbolá dejó un resultado de 25 muertos y 51 heridos, en lo que se ha llamado la primera respuesta bélica significativa estadounidense contra la milicia.

El embajador de EE.UU. en Irak, Matthew Tueller, se encuentra ausente ya que está de vacaciones desde hace una semana, agregó el vocero.

Un oficial del Departamento de Defensa de EE.UU. comentó a la cadena CBS que tropas estadounidenses adicionales fueron enviadas hacia la embajada para su protección.

Este martes, el presidente Donald Trump culpó a Irán por la muerte del contratista y aseguró que Irak protegería a la embajada del ataque de los manifestantes.

“Irán mató a un contratista estadounidense, hiriendo a muchos. Respondimos de manera fuerte, siempre. Ahora Irán está orquestando un ataque contra la embajada de EE.UU. en Irak. Serán responsabilizados totalmente. Además, esperamos que Irak use a sus fuerzas para proteger a la embajada”, escribió Trump.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo dijo haberse comunicado con el primer ministro iraquí Adil Abdul Mahdi y con el presidente Barham Salih para requerirles su “obligación para proteger al personal de EE.UU. y a la propiedad”.

Mahdi condenó el asalto contra la embajada e instó a los manifestantes a alejarse de los edificios diplomáticos.

“Las fuerzas de seguridad iraquíes responderán contra cualquier acto de agresión o de acoso contra embajadas extranjeras en Irak, y aquellos responsables enfrentarán toda la fuerza de la ley”, afirmó el primer ministro iraquí.

Se trata de la sede diplomática más grande de EE.UU. a nivel mundial, con un tamaño similar al de la ciudad del Vaticano y 16,000 personas como parte de su personal.