CIENTÍFICOS PODRÍAN TENER PRÓXIMAMENTE UNA CURA PARA DIABÉTICOS

Un equipo de investigadores y empresarios con sede en Jerusalén afirman tener una cura para la diabetes que podría llegar al mercado en los próximos años.

Betalin Therapeutics ha desarrollado el primer páncreas bioartificial, compuesto por tejido pulmonar de cerdo y células secretoras de insulina, informó este martes el periódico The Jerusalem Post.

El páncreas artificial se implantaría en el paciente y se conectaría con sus vasos sanguíneos, el cual sería capaz de medir el nivel de azúcar del cuerpo y secretar una cantidad óptima de insulina necesaria para equilibrar el azúcar en la sangre.

“Esta es una nueva forma de tratar la diabetes”, dijo el director ejecutivo de la compañía, el Dr. Nikolai Kunicher.

“Hoy, solo tienes formas de controlar la enfermedad. Esta es una cura. El páncreas diabético ha perdido la función de secretar insulina y se la devolvemos. El paciente nunca debería tener que inyectarse insulina en su cuerpo de nuevo”, afirmó.

Kunicher y su equipo han completado pruebas con animales, y se espera que con humanos se lleven a cabo dentro de un año. Aunque los primeros no siempre se adecuan a las circunstancias humanas debido a las diferencias de especies, advierte.

Betalin ha recaudado 3.5 millones de dólares y está buscando recaudar otros 5 millones de dólares antes de que comiencen las pruebas clínicas en humanos. Se espera que el páncreas biológico cueste alrededor de 50,000 dólares por paciente.

Existen numerosos tratamientos para la diabetes que varían según las necesidades de cada paciente. Los diabéticos insulinodependientes generalmente toman insulina por inyección o usando una bomba. También hay medicamentos orales para la diabetes.

Cualquiera que use insulina sería elegible para la cura de Betalin.

Entre los que sufren de diabetes se encuentra el profesor Sidney Altman, miembro de la junta asesora de Betalin que ganó el Premio Nobel de Química en 1989. Altman, considerado uno de los mejores biólogos moleculares del mundo, dijo a The Jerusalem Post que él y su madre padecen diabetes tipo II. Su hermano murió de la enfermedad, señaló.

“Este es un nuevo enfoque”, dijo Altman, señalando que cree que tendrá un impacto global.

El profesor Aryeh Warshel, que ganó el Premio Nobel de Química en 2013, también forma parte del consejo de Betalin.

La compañía fue fundada en 2015 sobre la base de una década de investigación realizada por el profesor Eduardo Miterani de la Facultad de Ciencias de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

“El páncreas es único en el sentido de que funciona como un órgano autónomo completo, no como células individuales, y por lo tanto puede ubicarse en cualquier parte del cuerpo”, explicó Miterani.

Hoy, el Dr. Avi Treves, fundador y director ejecutivo de Hadasit Ltd. y Gamida-Cell Ltd., dirige la investigación y el desarrollo de Betalin. Dijo que la tecnología representa la siguiente fase de lo que se conoce en la comunidad científica como el Protocolo de Edmonton, a través del cual los médicos ya están implantando islotes pancreáticos en los pacientes.

“Los médicos toman una suspensión de los islotes de un donante y los implantan en un paciente”, explicó. “Esto puede curar a los pacientes durante mucho tiempo. Pero es un procedimiento complicado y tiene muchas desventajas, como que el tejido muere con el tiempo, y los pacientes deben ser inmunodeprimidos porque se está implantando un tejido extraño”.

En contraste, dijo, la microestructura artificial del páncreas de Betalin permite que las células funcionen mejor y por más tiempo.

Actualmente, Betalin está colaborando con clínicas en Alemania, Gran Bretaña, EE.UU., China e Italia que están haciendo un trasplante de islotes para probar la tecnología. Recientemente recibió una donación de colaboración binacional de la Autoridad de Innovación de Israel y el gobierno italiano, junto con el Prof. Lorenzo Piemonti, como investigador de trasplantes de renombre mundial.

Treves dijo que cree que la compañía espera completar su prueba de Fase I en aproximadamente dos años. Entonces podrá acelerar su aprobación demostrando su eficacia.

“Ya estamos construyendo un archivo regulatorio con expertos locales para que todos estén preparados en paralelo y estén listos una vez que hayamos culminado nuestro estudio”, dijo.

Treves dijo que imagina que el páncreas artificial se extenderá gradualmente a un número limitado de pacientes diabéticos, aunque finalmente cree que servirá a todas las personas dependientes de insulina. Dijo que la siguiente fase sería aplicar la tecnología para tratar otras enfermedades que resultan de la disfunción hormonal.

Las empresas en los EE.UU. están trabajando en esto con mucha más gente y grandes presupuestos “, dijo Treves a The Jerusalem Post. “Somos una empresa pequeña con un presupuesto pequeño pero tenemos personas excelentes que saben cómo hacer el trabajo. “La tecnología básica es ingeniosa”, continuó. “Funcionará”.