China niega datos a la OMS sobre primeros casos de COVID-19

China se negó a proporcionar datos sin procesar sobre los primeros casos de COVID-19 a un equipo liderado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investiga los orígenes de la pandemia, dijo uno de los investigadores del equipo, lo que podría complicar los esfuerzos para comprender cómo comenzó el brote.

El equipo había solicitado datos sin procesar de pacientes sobre 174 casos que China había identificado desde la fase inicial del brote en la ciudad de Wuhan en diciembre de 2019, así como otros casos, pero solo se les proporcionó un resumen, informó Dominic Dwyer, un australiano experto en enfermedades infecciosas que forma parte del equipo.

Dichos datos sin procesar se conocen como “listas de líneas”, dijo, y normalmente serían anonimizados, pero contienen detalles como qué preguntas se hicieron a pacientes individuales, sus respuestas y cómo se analizaron sus respuestas.

“Esa es una práctica estándar para la investigación de un brote”, dijo a Reuters el sábado a través de una videollamada desde Sydney, donde actualmente se encuentra en cuarentena.

Dijo que obtener acceso a los datos sin procesar era especialmente importante, ya que solo la mitad de los 174 casos estaban expuestos al mercado de Huanan, el centro de mariscos mayorista ahora cerrado en Wuhan, donde se detectó inicialmente el virus.

“Es por eso que hemos insistido en pedir eso”, dijo Dwyer. “Por qué eso no sucede, no puedo comentar. Si es político, de tiempo o es difícil … Pero si hay otras razones por las que los datos no están disponibles, no lo sé. Uno solo especularía”.

Si bien las autoridades chinas proporcionaron mucho material, dijo que la cuestión del acceso a los datos sin procesar de los pacientes se mencionaría en el informe final del equipo.

“La gente de la OMS ciertamente sintió que había recibido muchos más datos de los que había recibido el año anterior. Así que eso en sí mismo es un avance”, agregó.

Un resumen de los hallazgos del equipo podría publicarse la próxima semana, dijo la OMS el viernes.

La investigación estuvo plagada de retrasos, preocupación por el acceso y disputas entre Pekín y Washington, que acusó a China de ocultar el alcance del brote inicial y criticó los términos de la visita, según la cual expertos chinos llevaron a cabo la primera fase de la investigación.

El equipo, que llegó a China en enero y pasó cuatro semanas investigando los orígenes del brote, se limitó a visitas organizadas por sus anfitriones chinos y se le impidió el contacto con miembros de la comunidad debido a restricciones de salud. Las primeras dos semanas las pasó en cuarentena de hotel.

La negativa de China a entregar datos brutos sobre los primeros casos de COVID-19 fue informada anteriormente por el Wall Street Journal y el New York Times el viernes.

La OMS no respondió a una solicitud de comentarios de Reuters. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios, pero Beijing ha defendido previamente su transparencia en el manejo del brote y su cooperación con la misión de la OMS.

Dwyer dijo que el trabajo dentro del equipo de la OMS fue armonioso, pero que en ocasiones hubo “discusiones” con sus homólogos chinos sobre la interpretación y la importancia de los datos, que describió como “naturales” en tales sondeos de acuerdo a información de The Jerusalem Post.

“Podríamos tener una charla sobre la cadena de frío y podrían ser más firmes sobre lo que muestran los datos que sobre lo que podríamos haber sido nosotros, pero eso es natural. No sé si hay presión política para tener opiniones diferentes, pero es difícil de saber”, añadió.

La cadena de frío se refiere al transporte y comercio de alimentos congelados. Peter Daszak, zoólogo y otro miembro de la misión de la OMS, tuiteó el sábado  que tuvo una experiencia diferente como líder del grupo de trabajo sobre animales y medio ambiente de la misión.

“Encontré confianza y apertura con mis contrapartes de China. Tuvimos acceso a nuevos datos críticos en todo momento. SÍ aumentamos nuestra comprensión de las posibles vías de difusión”, dijo en respuesta al artículo del New York Times.

Daszak no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de Reuters.

Beijing ha tratado de poner en duda la noción de que el coronavirus se originó en China, apuntando a los alimentos congelados importados como un conducto.

El martes, Peter Ben Embarek, quien encabezó la delegación de la OMS, dijo en una conferencia de prensa que la transmisión del virus a través de alimentos congelados es una posibilidad, pero señaló a los vendedores del mercado que venden productos animales congelados, incluidos animales salvajes de granja, como una vía potencial que justifica un estudio adicional.

EE. UU. tiene “profundas preocupaciones” sobre la forma en que se comunicaron los hallazgos del informe COVID-19 de la OMS, dijo el sábado la Casa Blanca, pidiendo a China que ponga a disposición datos de los primeros días del brote.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, dijo en un comunicado que es imperativo que el informe sea independiente y libre de “alteraciones por parte del gobierno chino”.