Católicos iraquíes esperan al papa Francisco con esperanza y preocupación

El Pontífice visitará Irak del 5 al 8 de marzo. Llegará mientras los casos de coronavirus y la violencia sectaria han aumentado en el país. El gobierno iraquí estará a cargo de la seguridad del Papa.

AMMAN – La visita planificada del papa Francisco a Irak, del 5 al 8 de marzo, es compleja en muchos niveles. Los casos de COVID-19 están aumentando, al igual que, en las últimas semanas, los atentados terroristas.

La comunidad cristiana -histórica, pero muy disminuida- dice que necesita un impulso del líder católico después de tres años de devastación llevada a cabo por militantes del grupo Estado Islámico, y el pontífice también quiere llegar al mundo musulmán reuniéndose con un clérigo chiíta muy venerado.

La visita del papa Francisco a Irak marca su primer viaje al extranjero después de una pausa de 15 meses debido a la pandemia de COVID-19, y también es la primera visita papal a esta tierra bíblica.

Durante años, el papa expresó públicamente su preocupación por la la difícil situación de los cristianos de Irak y sus numerosas minorías religiosas, incluidos los yazidíes, que han sufrido violencia sectaria a manos de los militantes del Estado Islámico.