Biden: ¿un regreso a la era de Obama?

La elección de Joe Biden como el 46º presidente de los Estados Unidos requiere un examen del significado para Israel de la transición del poder. Después de cuatro años de avances sin precedentes para Israel durante la administración del presidente Donald Trump, ¿está Israel destinado a regresar a la era de Obama en la forma de su ex vicepresidente?

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, proviene de un entorno completamente diferente al de Donald Trump o Barack Obama. Trump provenía de un entorno empresarial y no tenía ninguna experiencia en Washington, y Obama llegó a la Casa Blanca después de solo tres años en el Senado. Joe Biden, por el contrario, ha sido político en Washington durante casi 50 años. Por lo tanto, representa al establishment político en mucha mayor medida que cualquiera de sus predecesores.

Como senador durante mucho tiempo, miembro del Comité de Asuntos Exteriores del Senado y vicepresidente, Biden conoce bien los asuntos exteriores y de seguridad y tiene mucha experiencia en las relaciones entre Estados Unidos e Israel. Comenzó su servicio como senador poco antes del estallido de la guerra de Yom Kippur, y dijo en ese momento que estaba muy preocupado por el destino del Estado judío. Dicho esto, ciertamente no apoya la iniciativa de asentamientos de Israel. Por lo tanto, se puede presumir que se producirán enfrentamientos “al estilo Obama” entre la administración Biden y los gobiernos israelíes encabezados por partidos de derecha. Es muy probable que Biden repita el mantra de su exjefe en la Oficina Oval, quien dijo que ser amigo de Israel no requiere que uno sea simpatizante del Likud.

Sin embargo, no es necesario asumir que es inminente un enfrentamiento entre la administración Biden y el gobierno israelí. Aunque una victoria es una victoria, la elección de Biden estuvo lejos de ser una aplastante victoria. Tradicionalmente, un presidente de primer mandato controla el Congreso durante al menos los dos primeros años de su presidencia. Cuando Biden asuma el cargo en enero, tendrá un Senado que no estará controlado por su partido y una Cámara en la que la mayoría de su partido habrá disminuido. No tendrá más remedio que cooperar con la oposición, al menos hasta cierto punto.

Como senador veterano, ex aspirante a la nominación presidencial de su partido y ex vicepresidente, Biden es consciente del grado de apoyo a Israel en el Congreso de Estados Unidos. Sabe que tendrá que tener en cuenta los recientes logros israelíes que correspondieron a las decisiones del Senado de Estados Unidos (y las promesas de los ex presidentes de Estados Unidos), como el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén. Y aunque se espera que Biden intente volver al acuerdo nuclear de Irán (JCPOA), no podrá ignorar las renovadas sanciones a Teherán y sus efectos. Es igualmente seguro asumir que las relaciones de seguridad entre Israel y Estados Unidos no se verán comprometidas.

Los resultados electorales reflejan una grave polarización política dentro de la sociedad estadounidense. La prioridad inicial de Biden probablemente será restaurar la unidad nacional, no meterse en temas controvertidos en asuntos exteriores. De hecho, en sus primeros discursos desde que ganó la presidencia, ha enfatizado su deseo de ser presidente de todos los estadounidenses independientemente de su inclinación política.

Tendremos indicaciones tempranas de la dirección de la presidencia de Biden cuando anuncie sus nominaciones en política exterior y seguridad nacional: secretario de Estado, representante de Estados Unidos ante la ONU (una nominación a nivel de Gabinete), secretario de Defensa y asesor de Seguridad Nacional. Dada la prominencia del embajador David Friedman durante los años de Trump, el embajador de Estados Unidos en Israel será un nombramiento significativo. Lo mismo ocurrirá con el reemplazo de Jared Kushner y la elección del embajador especial para el Oriente Medio.

En vista de la avanzada edad del presidente electo, es extremadamente importante que se preste atención a los roles que Biden asigne a su vicepresidenta. La candidatura de Kamala Harris a la nominación demócrata a la presidencia al comienzo de las primarias de 2020 no deja dudas sobre sus ambiciones. Su actitud amistosa hacia Israel, como la de Biden, es bien conocida. Sin embargo, el ala radical del Partido Demócrata es abiertamente hostil a Israel. Queda por ver hasta qué punto Biden y Harris permitirán que esa ala dicte la política de Estados Unidos hacia Israel y la región.

Fuente: Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El profesor Shmuel Sandler es presidente del Emunah-Efrat College en Jerusalén e investigador asociado sénior en el Centro BESA de Estudios Estratégicos de la Universidad Bar-Ilan.