Biden: continuidad y cambio

La Administración Biden continuará y cambiará el enfoque fundamental de Washington hacia la política exterior. Biden continuará la gradual retirada de Estados Unidos del liderazgo mundial, pero restablecerá la colaboración con la UE, la OTAN y la ONU, y asignará más peso a los derechos humanos. Intentará negociar un nuevo acuerdo nuclear con Irán y dudará en expandir la nueva alianza estratégica árabe-israelí basada en acuerdos de normalización. Continuará la estrecha alianza estratégica con Israel y mantendrá la Embajada de Estados Unidos en Jerusalén, pero reabrirá un consulado en Jerusalén Este y restablecerá la ayuda económica a la Autoridad Palestina y la UNRWA.

En casi todas las transiciones de una administración estadounidense a otra hay continuidad y cambio en la política exterior estadounidense y las relaciones entre Estados Unidos e Israel. Joe Biden sirvió 36 años en el Senado y ocho años en la Casa Blanca como vicepresidente de Barack Obama. No es Obama, tiene su propio historial y planes y espera, como cualquier nuevo presidente, poner su propio sello en la sociedad estadounidense. Debido a su edad, es probable que cumpla un solo mandato y no tenga otra oportunidad de implementar nuevas políticas o corregir errores y fallas.

Determinantes

En el próximo año y quizás más allá, las principales prioridades de Biden serán domésticas: lidiar con la pandemia de coronavirus y la crisis económica. Solo se ocupará de asuntos exteriores cuando se vea obligado a hacerlo y si están en juego intereses vitales de seguridad nacional.

Su capacidad para aprobar leyes y presupuestos y nombrar a altos funcionarios, jueces y diplomáticos dependerá de la composición del Congreso y del partido que controle el Senado. El 5 de enero de 2021 habrá dos elecciones de segunda vuelta en Georgia. Para tomar el control del Senado los demócratas necesitarán ganar ambos. Los republicanos apoyan a Israel mucho más que los demócratas, y si continúan controlando el Senado deberían poder bloquear las resoluciones o leyes antiisraelíes.

Otra variable es el poder y la influencia de los llamados progresistas. Muchos son extremadamente antiisraelíes, algunos hasta el punto de que son antisemitas. Biden resistió su intento de insertar posiciones antiisraelíes en la plataforma [plan de gobierno] demócrata, pero si quiere mantener la unidad en el partido y evitar la oposición tendrá que nombrar a varias de estas personas para puestos en el gabinete.

Biden tiene un historial muy pro-israelí en el Senado y ha dicho que no se vengará de Netanyahu por su estrecha alianza con los republicanos. Pero varios veteranos de Obama son candidatos para puestos clave en política exterior y seguridad nacional en la Administración Biden, incluidos Susan Rice para el Departamento de Estado y Nick Blinken como asesor de Seguridad Nacional. Puede que sean menos indulgentes.

Habrá continuidad en el enfoque estadounidense de los asuntos globales y la alianza estratégica con Israel. Biden está listo para continuar la retirada de Estados Unidos de las responsabilidades de liderazgo que comenzó durante los años de Obama y se intensificó durante la era de Trump. Los Estados Unidos de este siglo ya no quieren ser “el policía del mundo”. Esta tendencia puede extenderse al Medio Oriente y, por tanto, afectar negativamente la seguridad nacional de Israel. La presencia de Estados Unidos en la región ayuda a Israel a hacer frente a las amenazas; su ausencia las aumentará.

Los principios en los que probablemente se basará la política exterior de Biden se asemejarán a los establecidos por las administraciones demócratas en las últimas décadas, con ajustes para reflejar los eventos y procesos que han tenido lugar durante los últimos cuatro años. Serán lo opuesto a los de Trump.

Trump se distanció de los aliados tradicionales de Estados Unidos en Europa, incluidos Gran Bretaña, Francia y Alemania; atacó a la UE y criticó la OTAN. Biden restablecerá una estrecha colaboración con la UE y las potencias europeas. Este enfoque pondrá a Israel en una posición más difícil porque Europa favorece la reconciliación y las concesiones a Irán en materia de armas nucleares y tiene una actitud muy crítica hacia las relaciones de Israel con los palestinos.

Relaciones con Israel

Habrá continuidad en todas las relaciones estratégicas bilaterales con Israel, incluida la ayuda militar, la coordinación de inteligencia, la cooperación en materia de seguridad, las maniobras militares conjuntas y el desarrollo de sistemas de defensa antimisiles. La cooperación estratégica ha sido muy beneficiosa para ambas partes. Biden no amenazará Israel con la suspensión de la ayuda militar a fin de obtener concesiones para los palestinos, como han exigido los progresistas radicales.

El respeto de los derechos humanos siempre ha sido un principio importante de la política exterior estadounidense para los presidentes demócratas, aunque a veces ha chocado con intereses estratégicos. Biden considerará los derechos humanos tanto por la tradición como por la creciente influencia del campo progresista-radical en su partido, que exige que se les dé un peso significativo. Los palestinos han logrado “vender” su conflicto con Israel al mundo en términos de derechos humanos y los radicales demócratas ven los Estados del Golfo como regímenes reaccionarios y exigen que Estados Unidos se retire de ellos. Tales posiciones pueden crear fricciones con Israel y los países árabes.

Trump criticó duramente a la ONU y sus agencias, alegando que estaban altamente politizados, corruptos e inútiles. Obama devolvió Estados Unidos al Consejo de Derechos Humanos de la ONU (UNHRC), un organismo ridículo dirigido por países que son los peores infractores de derechos humanos del mundo. Trump criticó duramente al CDH y eliminó Estados Unidos de su membresía. Tomó una postura similar hacia la Corte Penal Internacional en La Haya y otras agencias de la ONU como la UNESCO. Biden cooperará con la ONU y sus agencias e Israel se quedará solo para enfrentar su hostilidad.

También se verán cambios en los enfoques estadounidenses hacia Irán y los palestinos. Biden anunció que iniciará negociaciones con Irán para alcanzar un nuevo acuerdo nuclear. Su motivación es demostrar que el acuerdo que firmó Obama en 2015 fue la estrategia correcta para detener el programa de armas nucleares iraní y que la cancelación del acuerdo por parte de Trump y la imposición de duras sanciones a Irán fueron incorrectas e ineficaces. Irán insistirá en el levantamiento de las sanciones impuestas por Trump como requisito previo y el regreso al acuerdo original de 2015.

Biden puede comenzar con una estrategia de “cumplimiento por cumplimiento”, es decir, un levantamiento gradual de las sanciones a cambio de la implementación de las restricciones que Irán asumió en el acuerdo original. El objetivo a más largo plazo sería un nuevo acuerdo que amplíe la “cláusula de extinción” (la duración del acuerdo) e imponga restricciones sobre cuestiones que quedaron fuera del acuerdo original, como el desarrollo de misiles balísticos de largo alcance y el comportamiento violento en la región. Este enfoque podría crear un serio desacuerdo tanto con Israel como con los Estados árabes sunitas.

La política de Biden en Irán puede chocar con los Acuerdos de Abraham, por medio de los cuales Baréin, Emiratos Árabes Unidos y Sudán acordaron normalizar relaciones con Israel. Trump planeaba agregar otros países como Omán, Marruecos, quizás Kuwait e incluso Arabia Saudita. Una razón para construir esta coalición fue la necesidad de contener a Irán. Biden aplaudió los Acuerdos de Abraham, pero podría congelar la expansión de la alianza porque contradice su deseo de alcanzar un nuevo acuerdo nuclear con Irán.

Es probable que Biden restaure el enfoque tradicional de los demócratas hacia los palestinos. Ha dicho que no trasladará la Embajada de Estados Unidos a Tel Aviv, pero que reabrirá un consulado en Jerusalén Este y la oficina de la OLP en Washington cerrada por Trump. Restaurará la ayuda económica estadounidense tanto a la Autoridad Palestina como a la UNWRA. Reiterará su apoyo a una solución de dos Estados, probablemente ignorará el plan de paz de Trump y se opondrá a cualquier anexión o expansión de asentamientos judíos en la Ribera Occidental [Cisjordania]. Es poco probable que emule la obsesión de Obama con el proceso de paz o con un plan de paz.

La Administración Biden presentará tanto oportunidades como desafíos. Israel debe prepararse para explotar lo primero y abordar lo segundo.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El profesor Eytan Gilboa es un experto en relaciones entre Estados Unidos e Israel en la Universidad de Bar-Ilan e investigador asociado senior en el Centro BESA de Estudios Estratégicos. Es autor de The American Public and Israel in the Twenty-First Century, publicado recientemente por el BESA Center.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *