Benjamín Netanyahu : Día histórico, el fin de la mentira de que los asentamientos son ilegales

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, recibió con los brazos abiertos la nueva decisión del gobierno de Donald Trump sobre los asentamientos israelíes en Cisjordania.

“Ciudadanos de Israel: este es un día histórico y otro logro enorme para nuestras políticas”, manifestó Netanyahu en un mensaje de video publicado en sus redes sociales, poco después de que el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo comunicó la decisión de Washington de anular la postura gubernamental que consideraba a los asentamientos como inconsistentes con el derecho internacional.

Netanyahu recordó el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel hecho en diciembre de 2017 y el reconocimiento de la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán en marzo de este año hechos por el gobierno de Trump.

“Hoy la administración de Trump le pone fin a la mentira de que los asentamientos son ilegales”, afirmó el mandatario.

Al final de su mensaje, virando hacia la política interna, Netanyahu calificó como “indignante” que mientras que EE.UU. reconoce “nuestros derechos en la Tierra de Israel”, su rival Benny Gantz del partido Kajol Lavan intente conformar una coalición de gobierno minoritaria con los partidos árabes, “que apoyan el terrorismo y no reconocen nuestros derechos en nuestra tierra”.

Desde Kajol Lavan, respondieron poco después contra el golpe lanzado por Netanyahu. “No recibiremos prédicas de moral de alguien que estrechó con calidez la mano de Arafat y que da cada mes decenas de millones de dólares en protección a Hamás. Bibi, deja a Israel ver a Messi en calma”, respondió el partido en un mensaje de Twitter.

Gantz, como Netanyahu, también manifestó su respaldo a la decisión de EE.UU. “Aplaudo la decisión del gobierno de EE.UU. por su importante declaración, una vez más demostrando su firme posicionamiento con Israel y su compromiso con la seguridad en el Medio Oriente. El destino de los asentamientos debería ser determinado por acuerdos que se acoplen a las necesidades de seguridad y promueva la paz”, escribió el líder de Kajol Lavan en un mensaje de Twitter.

Un mensaje más amplio emitido por la Oficina del Primer Ministro aseguró que la decisión de Washington rechazó de manera clara el “falso argumento” de que los asentamientos en Cisjordania sean contrarios al derecho internacional.

“Esta política reconoce que el pueblo judío no es extranjero en Judea y Samaria”, señaló el comunicado, llamando por su nombre bíblico a Cisjordania. “Nuestro derecho sobre Judea y Samaria deriva en primer lugar de la conexión histórica de muchos años de nuestro pueblo con la Tierra de Israel”, manifiesta el comunicado.

La Oficina del Primer Ministro aseguró que aquellos que califican de ilegales a los asentamientos no solo “no reconocen la verdad histórica y la realidad en el terreno, sino que también impiden cualquier posibilidad para negociaciones directas para la paz”.

Alrededor de la ilegalidad de los asentamientos, que EE.UU. aseguró que debe ser determinado por los tribunales israelíes, el gobierno de Netanyahu estuvo de acuerdo y calificó de “sesgados” a los tribunales internacionales.

“La disputa entre el Estado de Israel y entre sus vecinos palestinos puede resultar en un proceso de negociaciones, y no a través de decisiones internacionales inválidas. El Estado de Israel está listo para negociar la paz con los palestinos, y esto junto a la protección de los asentamientos en Judea y Samaria”, agregó el comunicado.

Finalmente, la Oficina del Primer Ministro agradeció al gobierno de Trump e instó a otros países a que tomen una medida similar, “del lado de Israel y de la paz”, sobre los asentamientos en Cisjordania.