Benjamín Netanyahu devuelva al presidente Reuven Rivlin el mandato para formar un gobierno, si no se produce un avance en las negociaciones

Se espera que el primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu devuelva al presidente Reuven Rivlin el mandato para formar un gobierno, si no se produce un avance en las negociaciones con el partido Kajol Laván este domingo.

Los equipos de negociación del Likud y Kahol Laván se reúnen está mañana en el Knéset.

Una fuente del Likud involucrada en las conversaciones dijo a Haaretz el sábado que el primer ministro podría anunciar al presidente que renuncia a los esfuerzos para formar un gobierno si el equipo de negociación de Kahol Laván se mantiene firme en su negativa a aceptar el plan de Rivlin como una guía básica para las negociaciones.

Rivlin propuso a Netanyahu y Gantz un gobierno de dos bloques iguales en el que Gantz sirviera como viceprimer ministro y tomara el cargo de primer ministro si Netanyahu tuviera que ausentarse para resolver sus problemas legales.

Netanyahu estuvo de acuerdo, pero Gantz se negó después de varias deliberaciones.

Un portavoz de Likud indicó que el equipo de negociación recibió instrucciones de Netanyahu de “hacer todos los esfuerzos posibles para promover un amplio gobierno de unidad de acuerdo con la propuesta del presidente en una reunión con Kahol Laván”.

Sin embargo, el portavoz enfatizó que si el partido de Gantz continúa rechazando el plan de Rivlin y no sugiere una alternativa, “no tiene sentido perder el tiempo y arrastrar al país a una parálisis continua. Si Kajol Laván decide apegarse a su rechazo al plan del presidente, es muy probable que Netanyahu devuelva el mandato con la esperanza de que tal vez, hacia el final del proceso de tres semanas, los líderes de Kajol Laván comprendan que su esperanza de un golpe en Likud o la desintegración del bloque de partidos de derecha no tienen fundamento”.

“Incluso si se decide devolver el mandato, Likud no dejará piedra sin remover en los esfuerzos para formar un amplio gobierno de unidad y evitar otras elecciones”.

Los equipos de negociación del Likud y Kahol Laván celebraron su primera reunión el viernes desde que el presidente Rivlin encomendó la formación del gobierno al primer ministro Benjamín Netanyahu. La reunión, que duró cuatro horas, terminó sin un acuerdo sobre un gobierno de unidad nacional, y las delegaciones decidieron volver a reunirse esta mañana.

Kahol Laván dijo en un comunicado tras ese encuentro que el equipo de negociación del Likud insistió en que “como condición previa, Kajol Laván debía aceptar un gobierno con Netanyahu al frente como primer ministro y basado en el bloque de 55 legisladores de derecha. Kajol Laván rechaza estas demandas”.

El partido agregó que el Likud sabía de antemano que tal acuerdo no sería aceptable y que “las dos condiciones previas prueban su intención de enviar a Israel a terceras elecciones, como lo desea el primer ministro”.

Fuente: Haaretz