Barack Obama condena violencia, propone estrategia para estimular reformas

El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama condenó la violencia en las protestas por el asesinato de George Floyd, y señaló que los recientes acontecimientos podrían ser un catalizador para reformas de la aplicación de la ley y la justicia penal.

En un ensayo titulado “Cómo hacer de este momento el punto de inflexión para un cambio real” publicado en Medium, Obama destacó que el cambio vendrá a través de la “protesta pacífica y la política”, informó el portal The Times of Israel.

El exmandatario enfatizó que “la gran mayoría de los manifestantes han sido pacíficos, valientes, responsables e inspiradores” pero que “la pequeña minoría de personas que ha recurrido a la violencia en diversas formas, ya sea por verdadera ira o por mero oportunismo, está poniendo en peligro a personas inocentes, agravando la destrucción de barrios que a menudo ya están escasos de servicios e inversiones y desviando la atención de la causa mayor”.

“No justifiquemos la violencia, ni la racionalicemos, ni participemos en ella. Si queremos que nuestro sistema de justicia penal, y la sociedad estadounidense en general operen con un código ético superior, entonces tenemos que modelar ese código nosotros mismos”, dijo.

La ola de manifestaciones violentas contra la brutalidad policial y el racismo en EE.UU. fue desencadenada por el asesinato de George Floyd, un hombre afroamericano no armado que murió luego de que un policía de Minneapolis le clavara la rodilla en el cuello durante casi nueve minutos, tras arrestarlo por una presunta compra de cigarrillos con un billete falso.

Si bien la mayoría de las manifestaciones han sido pacíficas, otras han desembocado en la violencia, dejando barrios en ruinas, tiendas saqueadas y autos en llamas, a pesar de los toques de queda en todo el país y el despliegue de miles de miembros de la Guardia Nacional en al menos 15 estados.

Obama instó a participar en las elecciones locales para realizar reformas en las prácticas policiales a nivel local y estatal.

“Si queremos lograr un cambio real, entonces no hay que elegir entre la protesta y la política. Debemos hacer ambas cosas. Tenemos que movilizarnos para crear conciencia, organizarnos y votar para asegurarnos de que elegimos candidatos que harán reformas”.

“Finalmente, cuanto más específicas sean nuestras demandas de reformas para la justicia y la policía, más difícil será para los que resulten electos hacer de voceros de la causa mientras duren las protestas para después volver a lo de siempre cuando hayan pasado”.

“Si en el futuro, podemos canalizar nuestra justificada ira hacia una acción pacífica, sostenida y efectiva, entonces este momento puede ser un verdadero punto de inflexión en el largo viaje de nuestra nación hacia sus más altos ideales. Pongámonos a trabajar”, concluyó.