Alemania ha intentado ilegalizar dos veces el partido neonazi que ha conseguido un escaño en el Parlamento Europeo

Enlace-Judio-npd_83054-L0x0Alemania llevaba desde 2003 intentando ilegalizar el NPD por considerar que se basaba en la misma doctrina que el partido de Hitler.

 

“En 10 o 15 años conseguiremos acabar con este estado canalla”. El líder del partido neonazi alemán NPD, Udo Pastörs, habló así a los que se acercaron a escucharle en un mitin en Mecklemburgo, una pequeña ciudad de 5.000 habitantes. Era el verano de 2006, y acababa de saltar a la arena política. Su sueño era sentar a su partido en Bruselas. Ayer, con 300.000 votos, lo consiguió.

El partido neonazi alemán NPD entrará con un escaño en el Parlamento Europeo por primera vez en la historia, según los resultados definitivos de las elecciones europeas en Alemania publicados este lunes y que confirman la victoria de los conservadores de Angela Merkel.

Con unos 300.000 votos y un resultado del 1%, el NPD logra uno de los 96 escaños de los que dispondrá Alemania en la nueva asamblea, contra 99 en la anterior legislatura.

El partido de extrema derecha se beneficia así del sistema electoral alemán para las europeas, que pasó a la proporcional integral y que por lo tanto no prevé un umbral mínimo para conseguir un escaño.

“La visión del NPD es contraria a la dignidad humana”

Alemania lleva tiempo queriendo ilegalizar este partido. El último intento fue a finales de 2013, cuando los 16 estados federados alemanes enviaron a los tribunales una solicitud en la que exponían que parte de la ideología del NPD era idéntica a la del partido de Adolf Hitler. “La visión de este partido se basa en una concepción biologista y racista contraria a la dignidad humana, igual a las doctrinas del nacionalsocialismo alemán histórico”, se leía en su escrito.

Denunciaron que el partido socavaba los principios democráticos en los que se apoya el Estado alemán moderno porque “asumen la ideología impulsada por el régimen nazi durante el ‘Tercer Reich”.

Fundado en 1964, el NPD se presentó en su campaña electoral como “una fuerza patriótica”, aunque las fuerzas de seguridad lo consideran racista, antisemita, revisionista y lo vinculan a grupos neonazis violentos. Y no solo eso. Aproximadamente una tercera parte de los cargos del partido tienen antecedentes penales y más de la mitad han sido condenados por expresiones públicas antisemitas y racista.

Pero el partido toma estos episodios como condecoraciones. Sin ir más lejos, su líder, Pastörs, fue condenado a diez meses de arresto por delitos de sedición y difamación a las víctimas del nazismo por llamar a Alemania “república judía” durante un mitin electoral en 2009. Tres años más tarde, tuvo que pagar 6.000 euros.

El 35% de los menores de 35 años no ha oído hablar nunca del Holocausto

Estas elecciones han convertido en realidad uno de los mayores miedos de Europa: el auge de los partidos ultraderechistas y neonazis. Marine Le Pen ha arrasado en Francia promulgando que “en Europa no hay sitio para inmigrantes”. En Reino Unido, el UKIP también se ha convertido en la primera fuerza política. Los resultados de Amanecer Dorado en Grecia, República Checa y escandinavia también son preocupantes.

Ahora, 70 años después del fin del Holocausto, Alemania enviará al Parlamento a un representante neonazi por primera vez en la historia. Según un estudio reciente publicado por el ‘The Wall Street Journal’, el 35% de las personas menores de 35 años nunca había oído hablar del Holocausto.

Según publica este estudio, este desconocimiento crece cuanto más jóvenes son los encuestados. Mientras que el 61% de las personas mayores de 50 años conocían la tragedia, solo el 48% de los jóvenes habían oído hablar de ella.

El estudio también habla del comportamiento hacía los judíos. Y destaca el caso de Países Bajos. La encuesta mostraba que el 43% de la población tenía actitudes negativas y discriminatorias hacia Israel.

Ley electoral alemana

Esta reforma también ha permitido a otros pequeños partidos como el conjunto de asociaciones Freie Wähler, afiliado a los Liberales europeos, el Partido para la Protección de los Animales, al Partido de la Familia o el Partido Pirata hacerse con un escaño cada uno.

 

El partido conservador de la canciller Angela Merkel CDU/CSU ganó las elecciones con el 35,3% de los votos (34 escaños), por delante de su socio de coalición, el socialdemócrata SPD (27,3%, 27 escaños).

Estos últimos progresaron 6,5 puntos respecto a 2009, cuando el CDU/CSU perdió 2,6 puntos.

El nuevo partido antieuro, el AfD, creado en 2013, que aboga entre otros por una disolución del euro, confirmó sus buenos sondeos y consiguió el 7% de los votos, con lo que obtiene 7 diputados para el Parlamento Europeo, que cuenta con 751.

Con el 10,7% de los votos, los Verdes llegaron en tercer lugar de los comicios (11 escaños), por delante de la izquierda radical Die Linke, con el 7,4% (7 escaños).

El partido liberal FDP, antiguo aliado de Merkel en el gobierno antes de las legislativas del pasado otoño (boreal), confirma su mantenimiento a alto nivel muy débil, con el 3,4% (3 escaños). En las últimas europeas habían conseguido el 11% de los votos.

La participación en Alemania fue del 48,1%, según los resultados definitivos, 4,9 puntos por debajo de la de 2009.

Fuente:lainformacion.com

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com