Afganistán: Atentado en Kabul; 12 militares de EE. UU. entre los muertos

Este jueves se produjeron explosiones en las afueras del Aeropuerto Internacional Hamid Karzaide Kabul, donde miles de personas estaban presentes para intentar huir de Afganistán desde que los talibanes tomaron el poder a principios de este mes.

El general Kenneth F. McKenzie, jefe del Comando Central del Ejército de EE. UU., confirmó oficialmente la muerte de 12 militares estadounidenses y que otros 15 resultaron heridos en el atentado que, señaló, fue cometido por 2 terroristas suicidas y gatilleros del grupo terrorista ISIS.

La agencia AFP, citando a un portavoz de los talibanes, que condenaron el atentado, habla de entre 13 a 20 muertos. Por su parte, The New York Times, citando a funcionarios de salud locales, reportó que el ataque terrorista habría dejado entre 30 y 40 muertos, así como 120 heridos.

Un funcionario talibán dijo a Reuters que había niños entre los muertos y numerosos guardias talibanes entre los heridos.

Un funcionario estadounidense le dijo a Fox News que la explosión cerca de una de las puertas del aeropuerto en Kabul fue una combinación de atentado suicida y tiroteo.

El jefe de la OTANJens Stoltenberg, condenó los atentados como un “terrible ataque terrorista”, y agregó: “Mis pensamientos están con todos los afectados y sus seres queridos. Nuestra prioridad sigue siendo evacuar a la mayor cantidad de personas a un lugar seguro lo más rápido posible”.

Las naciones occidentales habían advertido de un posible ataque al aeropuerto de Kabul en los últimos días de los esfuerzos de evacuación masiva.

Varios países instaron a la gente a evitar el aeropuerto, donde un funcionario dijo que había una amenaza de atentado suicida. Pero solo unos días, o incluso horas para algunas naciones, antes de que finalizara el esfuerzo de evacuación, pocos parecieron escuchar la llamada.

Durante la última semana, el aeropuerto ha sido escenario de algunas de las imágenes más punzantes del caótico final de la guerra más larga de EE. UU. y de la toma de poder de los talibanes, cuando un vuelo tras otro despegaba llevando a quienes temen al brutal gobierno islamista.

Algunos países ya han puesto fin a sus evacuaciones y han comenzado a retirar a sus soldados y diplomáticos, lo que marca el comienzo del fin de uno de los puentes aéreos más grandes de la historia.

Los talibanes han cumplido hasta ahora su promesa de no atacar a las fuerzas occidentales durante la evacuación, pero insisten en que las tropas extranjeras deben salir antes de la fecha límite autoimpuesta por EE. UU. del 31 de agosto.

De la noche a la mañana, surgieron advertencias de las capitales occidentales sobre una amenaza de la rama local de ISIS, que probablemente ha visto sus filas aumentadas por la liberación de prisioneros de los talibanes durante su bombardeo en todo el país.

El ministro de las Fuerzas Armadas de Reino UnidoJames Heappey, le dijo a la BBC el jueves temprano que había “informes muy, muy creíbles de un ataque inminente” en el aeropuerto, posiblemente en “horas”.

El primer ministro belga, Alexander De Croo, dijo que su país había recibido información de EE. UU. y otros países sobre la “amenaza de ataques suicidas contra la masa de personas”.

El embajador interino de EE. UU. en KabulRoss Wilson, dijo que la amenaza a la seguridad en el aeropuerto de Kabul durante la noche fue “claramente considerada creíble, inminente, convincente”. Pero en una entrevista con ABC News, no dio detalles y no dijo si la amenaza persistía.

Wilson también dijo que quedaban “formas seguras” para que los estadounidenses llegaran al aeropuerto, pero “sin duda habrá” afganos que habían trabajado con o para EE. UU. en Afganistán y que no podrán salir antes de que finalice la evacuación.

El miércoles por la noche, la embajada de EE. UU. advirtió a los ciudadanos en 3 puertas del aeropuerto que se fueran de inmediato debido a una amenaza de seguridad no especificada.

AustraliaGran Bretaña y Nueva Zelanda también aconsejaron a sus ciudadanos el jueves que no fueran al aeropuerto, y el canciller de Australia dijo que había una “muy alta amenaza de un ataque terrorista”.

El jueves temprano, los talibanes rociaron con un cañón de agua a los reunidos en la puerta de un aeropuerto para tratar de ahuyentar a la multitud. Mientras algunos huían, otros simplemente se sentaron en el suelo, se cubrieron la cara y esperaron los humos nocivos.

Los talibanes recuperaron el control del país casi 20 años después de ser derrocado en una invasión liderada por EE. UU. tras los ataques del 11 de septiembre, que Al Qaeda orquestó mientras estaba protegido por el grupo.

Radio World Powered By : radioworld.com