40% de los pacientes hospitalizados con COVID-19 sufren daño cardíaco

Investigadores israelíes en el Centro Médico Sourasky de Tel Aviv (Hospital Ichilov) descubrieron en un estudio histórico completado el mes pasado que el 40 por ciento de los pacientes hospitalizados con COVID-19 sufren daño cardíaco primario.

La investigación fue dirigida por el Dr. Yishay Szekely y el Dr. Yan Topilsky, este último, director de la unidad de cardiología no invasiva en la División de Cardiología del Hospital Ichilov, que figura como autor correspondiente en el informe.

Los hallazgos de la investigación publicada el 29 de mayo de 2020 en la revista médica American Heart Association Circulation, encontraron que en los pacientes hospitalizados con COVID-19, la función sistólica del ventrículo izquierdo se conserva la mayor parte del tiempo, pero la función del diastólico ventricular izquierdo y el ventrículo derecho están deteriorados. Además, la troponina elevada y el grado clínico más bajo también están asociados con una peor función del ventrículo derecho. Cuando los pacientes tenían deterioro clínico en el seguimiento, la disfunción ventricular derecha aguda también es más común, informa Jewish Press.

Método y hallazgos

El equipo evaluó a 100 pacientes consecutivos mayores de 18 años dentro de las 24 horas posteriores al ingreso, utilizando imágenes ecocardiográficas. El diagnóstico de los pacientes, ingresados ​​en el hospital por síntomas de COVID-19 entre el 21 de marzo y el 16 de abril de 2020, se confirmó con una muestra del tracto respiratorio SARS-CoV-2.

Los estudios ecocardiográficos incluyeron la función sistólica y diastólica del ventrículo izquierdo (VI), la hemodinámica valvular y la evaluación del ventrículo derecho (VD), así como la ecografía pulmonar. Se realizó un segundo examen en caso de deterioro clínico, dijeron los investigadores en su informe.

Al inicio del estudio, el 32 por ciento de los pacientes tenía un ecocardiograma normal. Pero fueron mayoría los que mostraron daño cardíaco (39 por ciento); mostraron agrandamiento y disfunción del ventrículo derecho. También hubo pacientes que mostraron disfunción diastólica del ventrículo izquierdo (16 por ciento) y disfunción sistólica (10 por ciento) también.

Los pacientes con troponina elevada (20 por ciento), una proteína que se encuentra en las fibras musculares cardíacas esqueléticas que regulan la contracción muscular, o que experimentaron una peor condición clínica, exhibieron una peor función del ventrículo derecho (12 pacientes) pero ninguna diferencia significativa (5 pacientes) en función sistólica del ventrículo izquierdo. La trombosis de la vena femoral (TVP) se diagnosticó en cinco de 12 pacientes con insuficiencia ventricular derecha.

Investigación similar al mismo tiempo en Nueva York

Un equipo de médicos de la Escuela de Medicina Icahn en el Centro Médico Mount Sinai en la ciudad de Nueva York realizó un estudio similar, de hecho, casi en paralelo, entre el 26 de marzo y el 22 de abril de 2020.

El equipo, dirigido por el profesor asistente de medicina Dr. Edgar Argulian, revisó los registros de salud de 105 pacientes con COVID-19 que fueron hospitalizados en Mount Sinai Morningside en la ciudad, todos los cuales habían sido evaluados con ecocardiogramas.

El estudio, aceptado el 7 de mayo de 2020 para su publicación en el Journal of the American College of Cardiology, encontró que el 31 por ciento de los pacientes tenían dilatación del ventrículo derecho (32 pacientes).

De las personas con daño en el VD, el 41 por ciento murió al final del estudio, en comparación con el 11 por ciento de las personas sin daño en el ventrículo derecho.

“Este estudio proporciona evidencia importante que asocia la tensión cardíaca derecha con los resultados adversos en pacientes hospitalizados con infección por COVID-19”, dijo el Dr. Argulian en un comunicado. “Los médicos pueden usar la ecocardiografía de cabecera como una herramienta fácilmente disponible para identificar pacientes con infección por COVID-19 con el mayor riesgo de resultados adversos en el hospital”.

Disfunción RV, disfunción notada por médicos chinos primero

Investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong y el Laboratorio Clave de Imagen Molecular de la Provincia de Hubei en Wuhan habían observado la creciente prevalencia de una mayor mortalidad entre los pacientes con COVID-19 con disfunción cardíaca derecha antes de cualquiera de los dos equipos de estudio anteriores.

“Se ha informado que la infección por SARS-CoV-2 podría causar inflamaciones pulmonares y sistémicas, lo que puede contribuir a la falla del VD por sobrecarga del VD y daño directo a [el] cardiomiocito”, escribieron Yuman Li, MD, PhD, y colegas en informando sobre sus hallazgos, aceptado el 14 de abril de 2020 para su publicación en la revista médica del American College of Cardiology, JACC: Cardiovascular Imaging.

Li y sus colegas informaron que la disfunción ventricular derecha era “no solo un signo de aumento de las presiones pulmonares”, sino que los pacientes con COVID-19 con este síntoma “podrían beneficiarse del monitoreo vigilante”.

Los investigadores concluyeron en su estudio, “RVLS es un poderoso predictor de una mayor mortalidad en pacientes con COVID-19. Nuestro estudio respalda la aplicación de RVLS para identificar pacientes con COVID-19 de mayor riesgo”.

Un médico del Centro Médico Irving de Nueva York-Presbyterian / Columbia University comentó sobre el estudio en un artículo para tctMD / the heart beat.

La Dra. Rebecca Hahn señaló que “pase lo que pase, es interesante observar a la población de COVID porque hemos visto en nuestra experiencia en Columbia mucha dilatación y disfunción del corazón derecho. Y las etiologías de estos hallazgos son numerosas”.