LOS CAMPOS DE HIERBA DE LIMÓN FRESCO DE ISRAEL, LA MECA PARA PACIENTES CON CÁNCER

Una bebida con tan sólo un gramo de hierba de limón contiene suficiente citral para obligar a las células cancerosas a suicidarse según la nueva investigación israelí.

Una bebida con tan sólo un gramo de hierba de limón contiene suficiente citral para inducir a las células cancerosas a suicidarse en el tubo de ensayo, de acuerdo con la nueva investigación israelí.

Al principio, Benny Zabidov, un agricultor israelí que cultiva invernaderos llenos de exuberantes especias en una granja de pastoreo en Kfar Yedidya, en la región de Sharon, no podía entender por qué tantos pacientes de cáncer de todo el país aparecían en su puerta pidiendo hierba fresca de limón.

Resultó que los habían enviado sus médicos.

“Les habían dicho que bebieran ocho vasos de agua caliente con hierba de limón fresca empapada en ella los días que iban a sus tratamientos de radiación y quimioterapia”, dijo Zabidov a ISRAEL21c. “Y este es el lugar en Israel donde se consigue hierba fresca de limón”.

Todo comenzó cuando los investigadores de la Universidad Ben Gurión del Neguev descubrieron el año pasado que el aroma de limón en hierbas como la hierba de limón mata las células cancerosas in vitro, dejando las células sanas ilesas.

El equipo de investigación fue dirigido por la Dra. Rivka Ofir y el Prof. Yakov Weinstein, titular de la Cátedra Albert Katz en Diferenciación Celular y Enfermedades Malignas, del Departamento de Microbiología e Inmunología de BGU.

Citral es el componente clave que da aroma y sabor de limón en varias plantas herbáceas tales como la hierba de limón (Cymbopogon citratus), la melisa (Melissa officinalis) y la verbena (Verbena officinalis.)

De acuerdo con Ofir, el estudio encontró que el citral causa que las células cancerosas “se suiciden: usando la apoptosis, un mecanismo llamado muerte celular programada”. Una bebida con tan sólo un gramo de hierba de limón contiene suficiente citral para inducir a las células cancerosas a suicidarse en el tubo de ensayo.

Los investigadores de la BGU verificaron la influencia del citral en células cancerosas añadiéndola a células cancerosas y células normales que se cultivaban en una placa de Petri. La cantidad añadida en el concentrado era equivalente a la cantidad contenida en una taza de té regular usando un gramo de hierbas de limón en agua caliente. Mientras que el citral mató las células cancerosas, las células normales permanecieron ilesas.

Los hallazgos fueron publicados en la revista científica Planta Medica, que destaca la investigación sobre remedios alternativos y herbáceos. Poco después, el descubrimiento fue presentado en la popular prensa israelí.

¿Por qué funciona? Nadie lo sabe con certeza, pero los científicos de la BGU tienen una teoría.

“En cada célula de nuestro cuerpo, hay un programa genético que causa la muerte celular programada. Cuando algo sale mal, las células se dividen sin control y se convierten en células cancerosas. En las células normales, cuando la célula descubre que el sistema de control no está funcionando correctamente, por ejemplo, cuando reconoce que una célula contiene material genético defectuoso después de la división celular, provoca la muerte celular”, explica Weinstein. “Esta investigación puede explicar el beneficio médico de estas hierbas”.

El éxito de su investigación les llevó a la conclusión de que las hierbas que contienen citral pueden consumirse como medida preventiva contra ciertas células cancerosas.

A medida que se enteraban de las conclusiones de la BGU en la prensa, muchos médicos en Israel comenzaron a creer que si bien la investigación ciertamente debía ser más explorada, entretanto sería aconsejable para sus pacientes, que buscaban cualquier posible herramienta para luchar contra su estado, tratar de aprovechar las propiedades destructoras del cáncer del citral.

Es por eso que la granja de Zabidov, el único gran productor de hierba fresca de limón en Israel, se ha convertido en un destino de peregrinación para estos pacientes. Afortunadamente, se encontraron en manos solidarias. Zabidov recibe a los visitantes con una gran caldera de té aromático de hierba de limón, un plato de galletas y actitud solidaria.

“Mi padre murió de cáncer, y la hermana de mi esposa murió joven de cáncer”, dijo Zabidov. “Así que entiendo de qué se trata. Y no sé nada de medicina, pero soy buen oyente. Y así me cuentan sus costosos y dolorosos tratamientos y lo que han pasado. Nunca les diría que dejen de tratarse, pero es genial que exploren alternativas y también beban té de hierba de limón”.

Zabidov sabía desde muy temprana edad que la agricultura era su vocación. A los 14 años, se matriculó en la escuela secundaria agrícola Kfar Hayarok. Después de su servicio militar, se unió a un grupo idealista que se dirigió hacia el sur, en la región del desierto de Arava, para fundar un nuevo moshav (asentamiento agrícola) llamado Tsofar.

“Hemos tenido mucho éxito; cultivamos frutas y verduras y”, observa con una sonrisa, “hemos criado unos niños encantadores”.

En un viaje a Europa a mediados de los años 80, comenzó a interesarse por las hierbas. Israel, en ese momento, no era en absoluto un país orientado a la cocina consciente de las tendencias como es hoy, y las únicas especias que se cultivaban comercialmente eran los conceptos básicos como el perejil, el eneldo y el cilantro.

Deambulando por el mercado de París, mirando la variedad de hierbas y especias, Zabidov se dio cuenta de que había un gran potencial de exportación en este nicho. Trajo muestras de vuelta a casa con él, “lo cual era técnicamente ilegal”, dice con una sonrisa culpable, para ver cómo crecerían en sus desérticos invernaderos. Pronto estaba cultivando albahaca, orégano, estragón, cebolleta, salvia, mejorana y melisa, y menta solo por nombrar algunas.

Su negocio comenzó a superar sus instalaciones desérticas, por lo que decidió trasladarse al norte, instalándose en el moshav de Kfar Yedidya, una hora y media al norte de Tel Aviv. Ahora vende “varios cientos de kilos” de hierba de limón por semana, y ha firmado con un distribuidor para empaquetar y colocarlo en tiendas de alimentos saludables.

Zabidov se ha encargado de aprender más sobre las propiedades de citral, y ayudar a sus clientes a aprender más, y ha invitado a expertos médicos a su granja a dar conferencias sobre cómo funciona el citral y por qué.

También sentía la responsabilidad de saber qué decirle a sus clientes sobre su uso. “Cuando me di cuenta de lo que estaba sucediendo, llamé al Dr. Weinstein en la Universidad Ben Gurión, porque la gente me preguntaba exactamente la mejor manera de consumir el citral. Él dijo poner la hierba suelta en agua caliente, y beber unos ocho vasos al día.

Zabidov está complacido por los resultados, no solo porque significa negocio para su finca, sino porque podría influir en su propia salud.

Incluso antes de que la noticia de sus beneficios quedaran demostrados, él y su familia habían estado bebiendo hierba de limón en agua caliente durante años, “sólo porque sabe bien”.

Fuente: israel21c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com